La llegada al Ayuntamiento de Huelva del PSOE, después de 20 años de gobierno del PP, ha hecho posible que por primera vez, en su décima edición, la marcha del orgullo LGTB haya terminado en la céntrica Plaza de las Monjas, donde distintas actuaciones han escenificado la pelea por la igualdad.

Organizadores
Organizada por la Fundación Triángulo Andalucía, con la participación de AccionenRed, APDHA, Caminar, Caravana por la Paz, Entrelazando Caminos, Intermon, PSOE-JSA, IU, Mesa de la Ria, Podemos UPyD, CCOO, UGT y SAT, esta X marcha ha contado con la presencia, también por primera vez, del alcalde de la ciudad, Gabriel Cruz.

El recorrido se iniciaba poco después de las 20:00 horas en la Plaza Quintero Báez para desde ahí recorrer por las calles del centro la distancia que separaba a los manifestantes de la Plaza de las Monjas.

Impedimentos anteriores con el PP
El presidente de la Fundación, Raúl González, ha expresado su satisfacción de que en esta décima edición haya supuesto "romper una barrera" que significaba finalizar la marcha en un punto concreto. "Hasta este año habíamos tenido impedimentos del PP y no habíamos podido terminar en la Plaza de las Monjas este acto reivindicativo y festivo", ha dicho González.

El presidente de la fundación ha señalado también que es "todo un hito que en Huelva, una ciudad pequeña, no haya problemas para celebrar esta marcha" y ha aprovecha para pedir al Gobierno andaluz que apruebe una ley "para conseguir la igualdad social entre todas las personas, sea cual sea la identidad sexual".

Compromiso del alcalde con la diversidad
El alcalde, por su parte, ha manifestado el compromiso del Ayuntamiento de la capital para que "la diversidad fortalezca la sociedad onubense y la enriquezca con nuevos matices". Cruz ha insistido en que "a estas alturas la identidad de género y la orientación sexual de los onubenses no puede ser un tabú social que conlleve rechazo, desigualdades o abusos en nuestra ciudad" y ha anunciado que desde mañana ondeará en la fachada del Ayuntamiento la bandera arco iris del Orgullo LGTB.

Respeto al diferente
Según Cruz, "los buenos ciudadanos son los que respetan al resto que piensa diferente; y los buenos gobernantes son los que amparan a todos ellos y aseguran que sean tratados iguales". Por eso el alcalde se ha comprometido a que "todos los onubenses sean iguales en deberes y en derechos, así como en elegir su orientación sexual, sin que nadie se sienta marginado o apartado en su ciudad".