Hasta el curso 2011/2012, los alumnos universitarios disponían de beca para realizar sus estudios en función de la renta de sus familias, cuanto más dificultad económica, mayor es el dinero que el Gobierno concedía. Desde la entrada en funcionamiento de la Ley Wert, esto ha cambiado sensiblemente, sí que se sigue conservando el aspecto de la renta, pero además de aumentarse el precio de los estudios (como, por ejemplo, en las tasas) se eleva la exigencia académica tanto en notas como en aprobados. Esto ha supuesto el fin de los estudios universitarios para muchos alumnos, como publica hoy Diario de Almería.

El importe medio de la beca es de 2.800 euros
En la Universidad de Almería, por ejemplo, hay unos 500 alumnos que a finales de 2013 recibieron una notificación del Ministerio de Educación, debían devolver lo percibido mediante beca en el curso 2012/2013 de forma íntegra por no haber aprobado más de la mitad de las asignaturas matriculadas. El importe medio de la beca es de 2.800 euros, por lo que los becarios habrán de desembolsar, en total, en torno a 1,4 millones de euros.

Lo sacarán de sus ahorros o lo pedirán a su familia
Habrá quien por motivos injustificados pierda la beca y tenga que devolverla pero, desde este mismo momento, hay quien, de forma justificada, debido a un mal año en el que se pueden juntar mil condicionantes, se vea con la obligación de devolver cerca de 3.000 euros que ya se ha gastado en vivienda, comida y material y que ahora deberá de sacar de sus ahorros o pedir a su familia para hacer frente al pago.

En tres meses sin recargo
La Universidad de Almería ha trabajado, en colaboración con los alumnos, para que el plazo de las devoluciones se retrase lo máximo posible y se consiguió realizarlo hasta el mes de enero, mes en el que volvieron a llegar las notificaciones a los alumnos para que efectuaran el pago. Se solicitó, además, que se permitiera a los estudiantes fraccionar la devolución de la beca hasta en tres plazos sin recargo.

Nota para acceder a becas
En cuanto al decreto de becas, el pasado agosto de 2013, el Consejo de Ministros decidió mantener en el 5,5 la nota mínima de selectividad -excluida la fase específica- exigida para quedar exento a partir del próximo curso del pago de matrícula en el primer año de las carreras universitarias, y subir en un punto hasta el 6,5 la nota para acceder a las becas dinerarias.

Cambios de la Ley sobre criterios para las becas
De este modo, Educación decidió rebajar del 6,5 previsto para este curso al 5,5 la nota que exime de las tasas de matrícula universitaria, pero mantener en un 6,5, como ya había establecido, la que permite optar a las becas dinerarias, lo que había suscitado el rechazo de rectores, estudiantes, oposición y autonomías. En el caso de primero de Bachillerato y de FP superior, los alumnos deben obtener una media de 5,5 en los estudios previos, cuando antes bastaba con matricularse. Si son posgrados universitarios oficiales, se exige un 6,5 para los másteres que habilitan para el ejercicio de profesiones reguladas y un 7 para el resto; y habrá que aprobar todos los créditos con esas mismas notas de media como mínimo para renovar la beca al curso siguiente.

Se mantiene los umbrales de renta y partimonio
La norma mantiene los umbrales de renta y patrimonio que dan derecho a beca, aunque los cinco niveles anteriores se agrupan en tres para evitar "saltos y discontinuidades", según el Gobierno. Además de la exención de tasas para todos los becados universitarios, los que se encuentren en el segundo umbral de renta recibirán un fijo de 1.500 euros anuales por cambio de residencia y otra cantidad igual si están en el primero (nivel más bajo de ingresos).