No le va a ser fácil a la dirección federal del PSOE convencer a sus compañeros andaluces de que respalden la supresión de las diputaciones provinciales, uno de los puntos del acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez alcanzado con Ciudadanos. Como se sabe, este partido ha incluido la eliminación de las diputaciones en la propuesta de reforma exprés de la Constitución que le ha trasladado al PSOE como condición para alcanzar un acuerdo a nivel nacional. En Andalucía los socialistas gobiernan en seis de las ocho diputaciones. El PP, que gobierna las otras dos, también es contrario a su supresión. Este es uno de los contrarísimos asuntos en que populares y socialistas andaluces están de acuerdo. El nivel público de tensión entre Madrid y Sevilla ha bajado en las últimas semanas y en el PSOE andaluz no quieren ser noticia sobre los líos internos del partido. El mensaje hasta ahora ha venido siendo claro: apoyo a Pedro Sánchez para que logre formar Gobierno y expulsar al Partido Popular. Sin embargo, ayer mismo Gobierno andaluz mostraba su reconocimiento al papel de las diputaciones provinciales, aunque apostaba por racionalizar las competencias de las administraciones para evitar duplicidades. Ayer mismo, desde Jódar, el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, aconsejaba al líder de Ciudadanos que se diera una vuelta por la provincia de Jaén y hablara con los alcaldes de los pequeños pueblos: comprendería de inmediato el apoyo con que cuentan. RACIONALIZAR, NO SUPRIMIR A preguntas de los periodistas en rueda de prensa, el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, dijo en referencia a las diputaciones provinciales que estas suponen un factor de cohesión territorial y armonización económica para los pequeños municipios y que desempeñan una labor "importante y competitiva" desde la "eficiencia, la eficacia y el buen uso del dinero público". "Suponen un papel crucial para el desarrollo armónico del conjunto de los municipios", ha añadido. Junto a ello, ha destacado que en unos momentos en los que se están repensando el funcionamiento de las administraciones y en el arranque de una nueva legislatura, "sería bueno analizar qué competencias tiene cada administración y racionalizar para evitar cualquier tipo de duplicidad entre las mismas". Los presidentes de las diputaciones andaluzas son cargos importantes del partido. Fernando Rodríguez Villalobos preside la de Sevilla y es presidente del PSOE en la provincia; Francisco Reyes Martínez es presidente de la Diputación de Jaén y secretario general del PSOE en la provincia; Irene García es presidenta de la Diputación de Cádiz y secretaria general del PSOE en la provincia; Ignacio Caraballo Romero preside la Corporación Provincial de Huelva y es secretario general del partido; el presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz Cruz, es número dos del partido, y lo mismo ocurre con José Entrena Ávila, presidente de la de de Granada. RECHAZO DEL PP También ayer, el presidente del PP-A, Juanma Moreno, criticaba que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, insista, en la negociación con el PSOE, en la eliminación de las diputaciones, lo que, a su juicio, evidencia "un enorme desconocimiento" de estas instituciones. Moreno subrayó que "hay otras muchas propuestas esenciales en Andalucía y en España que quitar una institución que lleva algo más de 200 años en beneficio de los ciudadanos". Y lamentó que "Ciudadanos considere que los pequeños municipios hay que extinguirlos y también las diputaciones, pero, eso sí, hay que crear muchas mancomunidades". "Esa es su congruencia y coherencia", ha ironizado.