La Junta ha resuelto el contrato con la empresa adjudicataria de los servicios de aula matinal y actividades extraescolares en centros educativos de la provincia de Granada, cuya plantilla ha iniciado una huelga indefinida por el impago de ocho nóminas, y ha comenzado el proceso para que otra entidad asuma la prestación hasta final de curso. Desde CCOO han informado a Europa Press de que "prácticamente el cien por cien de la plantilla", integrada por 150 personas, ha secundado este lunes la primera jornada de huelga indefinida en el sector, lo que afecta a 1.200 escolares que reciben el servicio de aula matinal y a 800 escolares que se benefician de las actividades extraescolares. La Junta ha defendido en un comunicado que está al corriente de pago con la empresa, de forma que el conflicto se ha originado por la "irresponsabilidad de un empresario que ha incumplido sus obligaciones laborales con sus trabajadores, de lo que deberá responder en las instancias correspondientes". El pasado viernes tuvo lugar una reunión entre la Agencia Pública Andaluza de Educación y Formación y representantes de la empresa en la que se optó por la resolución del contrato. La entidad no se opuso al inicio de esa resolución, que se podrá hacer efectiva en el plazo de diez días. Paralelamente se inició una nuevo proceso de adjudicación del contrato a otra empresa para que asuma los servicios hasta final de curso. La Junta prevé que en dos semanas haya nuevas empresas atendiendo el servicio de aula matinal en la provincia. Los contratos de actividades extraescolares, al ser contratos menores, se van a resolver directamente con fecha 31 de enero mediante la contratación con otra empresa para el resto del curso. Los equipos directivos de los centros ya están trabajando en ello y en esta misma semana se podrán ofrecer los servicios. Todos los trabajadores afectados van a ser contratados por las nuevas empresas que presten el servicio, según ha informado la Junta, que ha pedido a la empresa que haga una cesión de los créditos de las últimas facturaciones, correspondientes a los meses de diciembre y enero, de cara a acelerar el cobro de las nóminas. La Junta afirma "lamentar" esta situación de la que "también es víctima" y ha mostrado su solidaridad con los trabajadores, que "han realizado su labor adecuadamente y sufren esta situación por la irresponsabilidad del empresario, que ha creado un conflicto" que perjudica a las familias, al alumnado y a los centros educativos.