El Consejo de Gobierno ha aprobado el Decreto de Evaluación del Sistema Educativo, que dará cobertura normativa al sistema de diagnóstico desarrollado por la Junta en los últimos años para garantizar la equidad en las aulas andaluzas y avanzar en la generalización del éxito escolar.

Prohibiciones expresas
Entre otras novedades, la norma prohíbe expresamente los métodos de evaluación que suponen clasificaciones o tienen consecuencias segregadoras, como es el caso de la publicación de listas de centros, alumnado y profesorado. Frente a esta tendencia, que se refleja en las reválidas con efectos académicos del proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), el modelo andaluz tiene un carácter exclusivamente orientado a la mejora de la calidad y la equidad del sistema mediante la detección y corrección de problemas.

Asegura la autonomía de los centros
El decreto también establece disposiciones para asegurar la autonomía de los centros, que realizan sus propias memorias de autoevaluación, y armonizar su trabajo con los otros dos agentes principales del proceso de mejora de la calidad: la Inspección y la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa. Este último organismo, creado en 2008, es el encargado de realizar las pruebas de diagnóstico en los colegios e institutos; homologar los criterios y métodos; valorar el funcionamiento de sus programas y servicios, y acreditar la labor del personal docente. Entre otros programas que actualmente desarrolla la Junta en este ámbito destacan las pruebas instrumentales 'Escala', para la detección precoz de dificultades básicas entre los 180.000 alumnos de 2º de Primaria, y las de evaluación de diagnóstico. Estas últimas, de carácter censal, se llevan a cabo en todos los centros de educación obligatoria y evalúan a más de 170.000 estudiantes cada año. Asimismo, Andalucía participa en pruebas nacionales e internacionales como las del Programa Internacional de Evaluación del Alumnado (PISA), el Estudio sobre el Progreso en Comprensión Lectora (PIRLS) o la Evaluación General del Diagnóstico que organiza el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Evaluación dirigida a la mejora permanente
En líneas generales, el texto aprobado por el Gobierno andaluz establece las bases reguladoras de una evaluación dirigida a la mejora permanente, que permite identificar y destacar las buenas prácticas profesionales, detecta las áreas en las que se debe progresar, orienta la toma de decisiones y permite contrastar los logros obtenidos.

Reducción de la tasa de abandono
En los últimos cinco años, Andalucía ha reducido su tasa de abandono de las aulas en diez puntos y ha logrado situarse prácticamente en la media española de fracaso escolar, salvando la distancia heredada de su histórica marginación socioeconómica y cultural. De acuerdo con los últimos datos oficiales publicados por el Ministerio sobre este aspecto, correspondientes a 2010, las tasas de fracaso pasaron en cinco años desde el 34% al 27%.