La Junta de Andalucía ha rechazado con una extensa justificación motivada el recurso de alzada presentado por la compañía Emerita Resources –filial del banco de inversión canadiense Forbes & Manhattan– contra la adjudicación de los derechos de la Mina de Aznalcóllar, desestimando todas las alegaciones presentadas por la compañía. La resolución del recurso sostiene que no se vulneró en ningún momento el derecho a la tutela judicial efectiva de Emerita, como prueba el hecho del propio recurso presentado, y reprueba la actitud de la recurrente al no aceptar el pliego de condiciones como “ley del concurso”, pero sólo desde que perdió el concurso. La resolución destaca que las alegaciones de Emerita se basan en “meros juicios de valor”, sin apoyo en ninguna normativa. EL ACCESO AL EXPEDIENTE El documento de respuesta de la Junta niega el argumento de Emerita de que se le limitó el acceso al expediente hasta en tres ocasiones, e indica que lo único que se negó hasta que se tuvo resultado del concurso fue el acceso a la documentación confidencial del rival en este procedimiento, lo que hubiera perjudicado la competencia de los participantes en el concurso. Una vez acabado el concurso se le ofreció ver todo el expediente al completo. Igualmente, la resolución rechaza de plano el argumento deEmerita de que la resolución es nula por ser constitutiva de una infracción penal, hecho incierto en opinión de los letrados de la Junta, pues sin sentencia penal “no puede jugar este supuesto de nulidad de los actos administrativos”, como –recuerdan– afirma reiteradamente la Audiencia Nacional. Por otro lado, se niega en la resolución haber ampliado un plazo de subsanación de documentos a Minorbis-Grupo México, y del mismo modo se desestima la alegación de Emerita de que la compañía que ganó el concurso estaba “sancionada con carácter firme por infracción muy grave en materia medioambiental”, refiriéndose al accidente de una mina de Grupo México ocurrido en dicho país agosto de 2014. El escrito recuerda que ni existe sanción a Grupo México en España por dicho hecho –tampoco consta que se la haya sancionado en el país azteca –, ni se contemplaba ese hecho en las bases del concurso como causa de exclusión. LA APERTURA DE SOBRES Finalmente, la resolución al recurso de alzada desestima la argumentación de Emerita de que existió una supuesta irregularidad en la apertura en secreto de los sobres en la segunda fase del concurso. La apertura pública de los sobres, asegura el texto de réplica, tuvo lugar en la primera fase del concurso y contó con la asistencia de los tres aspirantes que había en ese momento. Esta misma resolución también recuerda que la Junta de Andalucía, mediante la Orden de 28 de enero de 2015, introdujo "un novedoso mecanismo de transparencia en las licitaciones gracias a las retransmisiones públicas a través de streaming" que se aplicó al concurso de la mina de Aznalcóllar en la primera ocasión que fue posible: el otorgamiento de la puntuación final obtenida por las dos empresas participantes en el concurso, detallada en cada uno de los aspectos de las ofertas que eran objeto de valoración. PARALIZAR EL CONCURSO Otro argumento rechazado de plano es que la compañía Emerita pretendía la paralización del procedimiento al anunciar dos recursos especiales en materia de contratación. Dichos recursos no son aplicables a los concursos mineros, ya que no se rigen por la normativa de contratos públicos; pero es que además nunca llegaron a ser presentados por la filial de la empresa canadiense, lo que demostraría que la empresa habría intentado confundir a la Administración y a los tribunales. En primer lugar, Emerita alega que su proyecto de investigación debería haber sido puntuado con “cuatro o cinco puntos más” por “la mayor calidad de su oferta”, sin aportar más argumento que esa frase. Además, en este apartado la Junta otorgó a Emerita el mejor resultado de ambas propuestas. Respecto del Proyecto Técnico y Medioambiental, Emerita alega que debería haber obtenido más puntuación debido a que “abarcaba cuatro baúles de documentación”, consideración esta del “volumen” que no está recogida en las bases del concurso. Fuentes conocedoras del caso entienden que "valorar ofertas 'al peso' parece una argumentación más que pobre por parte de una empresa mínimamente seria". LA OFERTA DE INVERSIÓN Respecto al denominado proyecto económico, Emerita alega que su oferta de inversión era superior a su adversaria, obviando que este aspecto no estaba incluido en los criterios de valoración del concurso. Además, entiende la resolución, un presupuesto alejado de los precios de mercado haría difícil la viabilidad futura de la mina. Del mismo modo, Emerita alegó en su recurso de alzada que había cumplido con la presentación de avales para garantizar la capacidad económica y financiera, y que, por el contrario, Minorbis-Grupo México, simplemente había presentado una “carta de adhesión”. La Junta vuelve a recordarle a Emerita en este fallo, que el pliego del concurso “no exige la presentación de aval”. La resolución se cierra rebatiendo la alegación de Emerita en el sentido de que su oferta era mejor en el apartado de “Mejoras”, habida cuenta de que, efectivamente, en la puntuación así se recoge y fue Emerita la que obtuvo la máxima puntuación. Finalizada la vía administrativa, la Consejería ha abierto a Emerita la posibilidad de interponer recurso ante los tribunales de lo contencioso-administrativo.