El proyecto elaborado por el Cabildo Catedralicio para abrir una segunda puerta en la fachada Norte de la Mezquita Catedral ha sido aprobado este jueves por la Comisión Provincial de Patrimonio, reunida en la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía. La comisión ha estado presidida por la delegada de Cultura, Manuela Gómez, y a la misma, por su importancia, ha asistido el presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Luis Martín, y el diputado provincial de Infraestructuras, Andrés Lorite. La delegada ha explicado en qué consistirá el proyecto y donde se localizará. Así, se retirará la actual celosía, instalada en los años 70 por Rafael de la Hoz, que cubre la entrada a la llamada nave 17 de la fachada Norte de la Mezquita Catedral. La celosía se retirará completamente y en su lugar se instalará una nueva, que construirá el Cabildo, y que tendrá doble hoja abatible por el centro, según informó Gómez. SOLO EN SEMANA SANTA Los técnicos han considerado “inviable” que la actual celosía pueda ser abatible. La instalación está colocada sobre la antigua puerta y es “imposible” conservarla una vez que se retire. Las piezas de la misma serán depositadas en los almacenes del Cabildo Catedralicio, según detalló la delegada. Así, y con un presupuesto de 100.000 euros, el Cabildo instalará una nueva puerta que pueda abrirse única y exclusivamente durante la Semana Santa y para la entrada y salida de procesiones. La entrada de público estará prohibida y la Junta advierte que vigilará “el uso” que tendrá la puerta. La celosía abatible se instalará sobre la puerta de la nave 17 (es la penúltima contando desde la puerta de Santa Catalina) por una razón: el dibujo de la celosía es el que mejor permite que la puerta se haga abatible con el menor impacto posible. Ahora, para la nueva puerta a construir el Cabildo está obligado a reproducir exactamente la celosía que se retire, según detalló la delegada. La elección de la nave 17 se hace por que esta es la más alejada a las capillas y por que se instala en una zona con escasa rampa. También se prevé que se instalen unas cubiertas de madera sobre el metacrilato que protege los restos visigodos expuestos al público bajo la nave 17 en el interior de la Mezquita. VIGILANCIA EXTREMA Por otra parte, la Junta de Andalucía ha demandado al Cabildo que realice un estudio de usos y del impacto que tendrá la apertura de la puerta. Así, Gómez detalló que se vigilará que la apertura se ciña exclusivamente a la Semana Santa y también se determinará qué intensidad de uso tiene. A partir de ahora comienza un nuevo proceso administrativo. Para empezar, la intervención necesitará el preceptivo informe arqueológico, que tendrá que ser autorizado por la Junta. Posteriormente, la Gerencia Municipal de Urbanismo tendrá que conceder la correspondiente licencia de obras. Por último, se tiene que encargar tanto la construcción de la nueva celosía como la retirada de la actual. Por tanto, que la puerta esté abierta para esta Semana Santa parece muy complicado. UN LARGO TRÁMITE El proyecto se atascó unos meses en la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU). El proyecto, que los arquitectos conservadores de la Mezquita Catedral han elaborado en colaboración con técnicos de la Junta de Andalucía, fue enviado en diciembre a la Gerencia Municipal de Urbanismo, que a su vez lo tenía que reenviar a la delegación de Cultura del gobierno andaluz en Córdoba que finalmente le ha dado luz verde. La propuesta ha sido elaborada para que no sea rechazada por la Comisión Provincial de Patrimonio. Es decir, los arquitectos conservadores de la Junta han seguido las indicaciones de los técnicos de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para redactar un proyecto que no sea agresivo. Este proyecto se acabó en diciembre y se envió entonces a Urbanismo. En la Gerencia, no había más que rebotarlo a la Junta. El proyecto anterior fue rechazado por que suponía una profunda intervención en el muro Norte de la Mezquita Catedral, como publicó este periódico. El objetivo era una reforma muy importante en todo el muro Norte de la Mezquita Catedral de Córdoba, justo el que linda con el Patio de los Naranjos y por el que entran y salen los turistas. En la actualidad, este muro sólo conserva tres puertas de acceso, una de ellas inutilizada. El resto de las puertas están cegadas y tras ellas descansan desde hace siglos varias capillas cristianas, con sus correspondientes enterramientos. El proyecto contemplaba abrir todas esas puertas cegadas y “retranquear” las capillas. Es decir, los trabajos consistían en empujar las capillas hacia el centro del monumento y hacerlas avanzar hacia el mar de columnas que es la Mezquita Catedral de Córdoba.