Mano tendida reclamando que todos arrimen solidariamente el hombro para afrontar un problema que no es local sino global, pero también tirón de orejas al Partido Popular, cuyo Gobierno sabía perfectamente que este año llegarían miles de inmigrantes a las cosas andaluzas pero no planificó nada para hacer frente a una oleada que comenzaría a materializarse cuando empezara el buen tiempo.

La consejera Rosa Aguilar hizo ayer en el Parlamento una férrea defensa de la gestión autonómica de la inmigración y pidió una respuesta de Estado al problema, pero no ahorró reproches al “populismo” del PP, que “nunca han hablado de un pacto por la inmigración y lo hace ahora porque hay un Gobierno socialista”.

Lo que Zoido sabía

Aguilar volvió a repetir lo que otros miembros del Gobierno andaluz y del Partido Socialista vienen recalcando desde hace semanas: que el anterior ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una reunión mantenida en marzo pasado con los consejeros autonómicos informó de la oleada migratoria que se avecinaba en el Estrecho al cerrarse las rutas del Mediterráneo orienta. “El PP sabía lo que iba a venir”, dijo Aguilar.

En su rueda de prensa del pasado lunes, el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, ya apuntaba a Zoido y al entonces delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz: "Ellos mismos avisaron de que llegarían este año más de 30.000 inmigrantes".

Medidas en origen

La semana anterior era la propia presidenta Susana Díaz quien ponía el foco en el anterior Gobierno: "Como lo conocían, tenían que haber puesto medidas sobre la mesa, medidas en origen, en el ámbito de la UE para trabajar tanto con Marruecos como Argelia y combatiendo a las mafias en Libia, y con la previsión de lo que pasaría", decía Díaz en una entrevista a Europa Press.

La última prueba de lo que ‘iba a venir’ fue ayer mismo: buques de Salvamento Marítimo rescataron a un total de 384 migrantes que viajaban en 13 pateras localizadas en aguas del Estrecho de Gibraltar y en el Mar de Alborán.

Respuesta de Estado

En su comparecencia extraordinaria en el Parlamento andaluz a petición del PP para abordar la situación de la inmigración este verano, la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar, volvió a defender ayer la necesidad de alcanzar un gran acuerdo de Estado por la inmigración reclamando una respuesta "integral y permanente" de la Unión Europea, informa Efe.

Aguilar abogó por alcanzar, "sin confrontación", un gran pacto que incluya al Estado, las comunidades autónomas, los ayuntamientos, los partidos y las ONG, en la línea de la última conferencia sectorial, y trasladó "la necesidad de llegar a acuerdos" a nivel nacional para afrontar la situación, pues ante la inmigración "sólo cabe la responsabilidad y no la confrontación".


Un fenómeno estructural

Aguilar, que afirmó que la llegada de inmigrantes a las costas andaluzas "no es un hecho coyuntural sino un fenómeno estructural", pidió también a nivel europeo "corresponsabilidad" con los países que son "puerta de entrada", ya que "no puede haber dos Europas, una del Norte y otra del Sur".
 En la Unión Europea es necesaria una política migratoria "común, definida y clara" para que todos los países "de manera obligatoria asuman su responsabilidad", agregaba la consejera.


La consejera entiende que al mismo tiempo en España hay que trabajar "en el marco de las normativas europeas vigentes", planificando medidas concretas par dar respuesta a esas llegadas.
 Defendió el trabajo del Gobierno andaluz dentro de sus competencias, que se ciñen a políticas de integración y participación social, económica y social de los inmigrantes.


Además, en la atención a los menores no acompañados, Andalucía, que cuenta con el 40 por ciento total de menores acogidos, reclama un sistema de "redistribución" para reasignarlos en otras comunidades porque es una "responsabilidad compartida".
 La llegada de estos menores se ha incrementado este año, con un total de 4.098 en lo que va de 2018.


Cuidado con las fotos

El PP, partido proponente de la comparecencia, criticó la falta de respuesta del Gobierno andaluz ante este "problema" durante el verano, como demuestran las imágenes de "personas retenidas en barcos, menores de edad durmiendo en patios de comisarías" o "cientos de personas" en los pasillos de los centros.


La portavoz popular, Carmen Crespo, ha señalado que "el populismo reside en quien se va a hacer fotos a puertos como el de Valencia" y ha lamentado que la presidenta andaluza, Susana Díaz, "no haya aparecido" este verano a pesar de la situación.


Precisamente el pasado 2 de agosto el presidente del PP, Pablo Casado, se fotografiaba en el puerto de Algeciras con inmigrantes rescatados por Salvamente Marítimo.

“No es una emergencia nacional”

El líder de Cs, Juan Marín, criticó que la Junta no cuente con "soluciones permanentes" a la inmigración a pesar de admitir que es un fenómeno estructural y ha recordado que hay competencias autonómicas que se deben dotar de recursos para que funcionen.


El portavoz de Podemos, Juan Ignacio Moreno Yagüe, lamentó que se esté utilizando la inmigración de manera electoralista y rechazó que se trate como un problema cuando es "lo que puede salvar a este país" en las próximas décadas al contrarrestar la baja tasa de natalidad y la despoblación.


Por parte de IU, Inmaculada Nieto abogó por abordar el asunto como "un fenómeno natural" y no como una "emergencia nacional", pero también ha pedido al Gobierno andaluz que lidere la planificación de los dispositivos necesarios para atender a estas personas dentro de sus competencias.