La consejera de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha afirmado este miércoles, respecto a la intervención inicial del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el debate sobre el estado de la nación, que "no responde a lo que los ciudadanos esperan en la calle".


"No ha sido buen inicio"
En este sentido y en declaraciones a los periodistas, la consejera, quien ha inaugurado en Pedroche (Córdoba) el Centro de Interpretación de las Siete Villas de Los Pedroches, ha opinado que "no ha sido un buen inicio" el de Rajoy en su discurso, al aludir a "la herencia recibida (del anterior Gobierno del PSOE), después de un año muy difícil", ya con el Gobierno del PP, "en el que se han destruido miles y miles de empleos en el país, en el que la situación de la vivienda para los ciudadanos va a peor y en el que se han roto los consensos, los diálogos y el modelo de convivencia", precisamente por parte del Gobierno que encabeza Rajoy.

Esperar que tome nota de lo que está pasando en la calle
Por eso, Díaz ha dicho esperar que "a lo largo de las dos sesiones" el presidente del Gobierno "tome nota de lo que está pasando en la calle, entienda que hace falta un esfuerzo colectivo de todos los partidos del arco parlamentario y de todas las instituciones porque la gente lo que quiere son soluciones, que hablemos, que nos entendamos, que lleguemos a acuerdos, a pactos" para así darle solución a los problemas de "miles de familias que lo están pasando mal".

Que se hable de transparencia, empleo..
En ese sentido, a juicio de la consejera andaluza, lo que los ciudadanos esperan del debate que ha iniciado Rajoy es "que se hable de empleo, que se alcancen acuerdos por el empleo en este país", pues la falta de empleo "es el principal problema" que tienen los ciudadanos, siendo también necesario "que se hable de transparencia, porque se ha quebrado la confianza de los ciudadanos en la política, en gran medida porque todos los políticos nos hemos alejado de los ciudadanos".

Los ciudadanos tienen que saber
En consecuencia, según ha argumentado Díaz, "los ciudadanos tienen que saber qué se está haciendo, cómo se está haciendo y quién lo está haciendo, con los recursos públicos", de modo que "los ciudadanos se conviertan en jueces" de lo que supone la gestión pública, de ahí que "el presidente del Gobierno tiene que responder" a ese tipo de demandas, en pos del objetivo de "volver a restablecer el modelo de convivencia, el diálogo y los acuerdos que hace 30 años permitieron que este país caminara" hacia "las mayores cotas de desarrollo que se han conocido", mientras que ahora "hay que proyectar otra nueva etapa", en base al "diálogo, el consenso y el entendimiento y, sobre todo, con mucha transparencia".