No es la Guerra de Sucesión, claro está. Es solo la guerra de sucesiones. Los populares andaluces sostienen que el impuesto es ruinoso para las clases medias, mientras que los socialistas afirman que los únicos que realmente lo pagan son las familias acomodadas, aunque admiten que su actual reglamentación requiere modificaciones. El PP ha convertido el asunto es una de sus principales banderas de oposición, difundiendo cifras escandalosas de 'exiliados fiscales' que el Gobierno andaluz califica lisa y llanamente de mentiras. El Partido Popular ha iniciado esa intensa campaña recogiendo firmas en todas las provincias contra el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Bajo el lema '#Hereda100%', el PP espera 200.000 apoyos en Andalucía para que la Junta de Andalucía bonifique de modo progresivo este impuesto hasta el 99 por ciento en 2018. El presidente del PP-A, Juanma Moreno, ha llegado incluso a asegurar que las mujeres y las personas con discapacidad serían los colectivos "más beneficiados" de la supresión del impuesto. En el caso de las mujeres, porque constituyen el 80 por ciento de las personas viudas; y en el caso de las personas con discapacidad, porque la propuesta del PP recoge que éstas estén exentas del pago del impuesto, ya que su herencia "es fundamental como soporte vital", según ha explicado. “25.000 RENUNCIAS” A LA HERENCIA "Lo que pedimos es igualar a los andaluces con aquellas personas que pagan menos impuestos sólo por vivir en otras comunidades. Hay que acabar con la injusticia de que un andaluz a la hora de heredar tenga que pagar 100 veces más que un madrileño, un gallego o un castellano manchego", señalaba el dirigente del PP-A. Tras afirmar que se trata de un impuesto que "genera sufrimiento", y que obliga a muchos andaluces a tener que rechazar su herencia al no poder hacer frente al pago del mismo, el líder del PP-A ha informado de que entre los años 2007-2014 casi 25.000 andaluces tuvieron que renunciar a su herencia debido a este impuesto. Una cifra que, según ha manifestado Moreno, ha ido aumentando paulatinamente año tras año, ya que sólo de enero a septiembre de 2015  hubo 5.000 renuncias, un 17 por ciento más respecto al año 2014. Además de hacerlo el PSOE, la Junta de Andalucía salía al paso de los datos del PP precisando que en los supuestos de renuncia a la herencia, “el principal motivo aducido fue que el bien heredado tenía cargas hipotecarias o deudas elevadas que el heredero no estaba en condiciones o prefería no asumir”. Es decir, que las deudas de la herencia eran mayores que los beneficios, explica el Gobierno andaluz. MONTERO: ELIMINAR EL SALTO Mientras, la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, ha estimado que durante este 2016 se podría llegar a un acuerdo con Ciudadanos (C's) por el impuesto de sucesiones y llevarlo para los próximos presupuestos  de 2017 que se negocian a final de año. "Vamos a reformar este impuesto y pasa por eliminar el error de salto", de manera que "cuando la herencia supera los 175.000 euros empiezan a tributar a partir de ahí y no desde el primer euro". Actualmente, si alguien recibe de sus padres en Andalucía una herencia de hasta 175.000 euros no paga nada, pero basta que el patrimonio heredado supere esa cifra en 1.000 euros para que el heredero tenga que abonar a las arcas públicas más de 25.000. "El PP ha tenido en su mano eliminarlo pero hubiera tenido que compensar a las comunidades en las cantidades que están recaudando a través de este impuesto, que en Andalucía supera los 300 millones de euros", señalaba la titular de Hacienda. Sucesiones es un impuesto ligado al sistema de financiación autonómica, que el Estado cedió a las comunidades autónomas como parte del modelo para que financiaran la educación y la sanidad, han recordado estos días desde la Junta, de ahí que el Gobierno andaluz considere que "no puede eliminarse el impuesto sin disponer de otra fuente alternativa de recursos y sin reformar el modelo de financiación autonómica que perjudica a Andalucía, porque sería una medida que sólo beneficiaría a los más ricos". LOS POPULARES “MIENTEN” ¿Y qué contesta el PSOE a los populares? De entrada, acusa al PP-A y a su presidente, Juanma Moreno, de "mentir" puesto que los datos que ofrecen los populares sobre las familias que han rechazado la herencia por no hacerse cargo de los impuestos asociados son "absolutamente falsos" ya que, según ha señalado, "solo los pagaron el siete por ciento de los andaluces en 2015". Ayer en rueda de prensa, el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, pidió a Moreno "que deje de mentir en un asunto tan serio como son los impuestos" y explicó que los datos que ofrece el PP sobre las familias que han rechazado la herencia por no hacerse cargo de los impuestos asociados son una "pura invención del PP-A", de manera que ha subrayado que "no es propio de un partido serio que se juegue de manera tan sucia en un tema que podemos analizar con objetividad y sosiego". Cornejo aseguraba que son "las rentas más altas las que pagan este impuesto, que va dirigido a garantizar la igualdad y que prima el mérito y la capacidad y no la familia de la que se procede". 267.553 HEREDARON Y SOLO 19.487 PAGARON Citando datos de la Agencia Tributaria de Andalucía, el dirigente socialista informó de que en 2015 presentaron la declaración del impuesto de sucesiones un total de 267.553 andaluces, de los que 248.066 no tuvieron que pagar "absolutamente nada", de manera que "solo el siete por ciento con más recursos pagaron, un total de 19.487 personas". Además, en el caso específico de herencias de padres a hijos, "solo un tres por ciento tuvo que pagar una parte por su herencia". Cornejo defiende que en Andalucía "paga más quien más tiene" y esto puede ser, como ha asegurado, "que no le guste a la derecha ni a Juanma Moreno". C’S: SUBIR EL MÍNIMO EXENTO Por su parte, el portavoz adjunto del Grupo de Ciudadanos (C's) en el Parlamento de Andalucía, Sergio Romero, mostró este lunes su "sorpresa" e "indignación" por el hecho de que el PP intente "abanderar", desde una "política de medallas", el cambio en el impuesto de sucesiones, "cuando han tenido 33 años de oposición para, al menos, intentar la modificación". En rueda de prensa en Sevilla, Romero recordó la firma de un documento y la creación de un grupo de trabajo que a finales de esta semana para abordar la reforma del impuesto. "Ahí también invitamos al PP a que se sumara y aportara, con la misma humildad, pero más allá de los titulares y de la recogida de firmas no han querido aportar ni participar en este grupo de trabajo", lamentaba el portavoz. El compromiso de C's es que a partir de 2016 el impuesto "ya sufra una reducción en los bolsillos de las personas que tengan que acogerse a este impuesto". "Entendemos que el tramo de 175.000 a 180.000 euros se puede ampliar para que haya más familias que puedan acogerse a estas herencias", dijo Romero, que recalcó que la formación naranja no contempla suprimir el impuesto. El planteamiento de C's es el de elevar el mínimo exento por encima de los 350.000 euros. LOS DATOS OFICIALES Mientras tanto, los socialistas se empeñaban a fondo desde la propia Junta en una campaña informativa para contar cuánta gente paga realmente. Por ejemplo, el 92 por ciento de los malagueños que recibieron herencias en 2015 quedaron exentos de abonar el impuesto: del total de 40.841 autoliquidaciones presentadas en la provincia de Málaga, 37.701 herederos no abonaron nada y 3.140 tuvieron que pagar, se aseguraba oficialmente desde el Gobierno andaluz, a través de un comunicado. En las otras provincias, los porcentajes eran bastante parecidos. Respecto a la movilidad entre comunidades autónomas y provincias, los datos, según la Junta, "ponen de manifiesto que obedece a motivos laborales y no a la presión fiscal". Así en 2014, los contribuyentes andaluces que cambiaron de domicilio en los dos años previos a la tributación por el Impuestos sobre Sucesiones fueron un 0,11 por ciento, en concreto 81 personas. De ellas, sólo 17 personas trasladaron su domicilio a Madrid.