Medel se ha expresado así este lunes tras la reunión que ha mantenido con el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, acompañado por el presidente de Caja España-Caja Duero, Evaristo del Canto, y el consejero castellanoleonés de Economía y Empleo, Tomás Villanueva.

Proceso encarrilado
"Braulio Medel, quien ha agradecido el encuentro con Herrera y el apoyo de la Junta, ha asegurado que el proceso que siguen ambas entidades está "perfectamente encarrilado" pero aún queda cumplir la tramitación necesaria y los plazos normativos, pero el trabajo de los equipos de ambas entidades marchan "a buen ritmo" y con "espíritu de colaboración pleno y absoluto".

Confianza mutua
Ha insistido en que hay un clima de confianza mutuo entre ambos equipo que es "clave" para el buen discurrir del proceso, que tiene dos calendarios diferentes, por un lado el del cumplimiento de los trámites administrativos "que son muchos" y por otro lado el que contempla los apoyos públicos ligados a un examen de plan de negocio que hay que ver con las autoridades comunitarias, como todo proceso.

En otoño
Aunque no hay "certeza" sobre la duración de estos procesos, el presidente de Unicaja ha explicado que el "más predecible" es el que se refiere a los trámites administrativos, que espera que finalice en otoño. "Más bien no a final de otoño puede estar la fusión en términos jurídicos", ha concretado Medel, quien ha añadido que en muchos casos ambas entidades ya trabajan "como una sola". Además, ha incidido en que el proceso de integración de estas dos entidades es uno de los únicos seis proyectos que se mantiene en pie en España procedente de cajas de ahorros y que no se encuentra bajo la control público en este momento y sigue con "clara proyección y visos de futuro".

Euros sagrados
Medel ha explicado que a las dos entidades les perece bueno ganar en dimensión y diversificación para afrontar mejor el futuro, algo que considera que deben hacer y afrontar si se tiene en cuenta que "antes de cualquier cosa" se "deben" a sus clientes y "cada euro" que les confían "es sagrado".