El fiscal Superior de la comunidad autónoma de Andalucía, Ceuta y Melilla, Jesús García Calderón, ha pedido hoy la creación de un observatorio sobre la corrupción para "combatirla con una mayor eficacia".

Similar al que existe sobre la violencia de género
En su comparecencia en el Parlamento andaluz para presentar la Memoria de la Fiscalía Superior de Andalucía de 2012, Calderón ha justificado el observatorio porque la corrupción, sobre la que existe una preocupación "creciente" en la sociedad, es un fenómeno "cambiante" que requiere soluciones distintas en cada época. Este observatorio, similar al que existe sobre la violencia de género, sería un órgano independiente y podría estar dentro de la Fiscalía General del Estado o sometido al control parlamentario, con una dotación presupuestaria singularizada e integrado por expertos en la lucha contra la corrupción.

Capítulo específico sobre la corrupción
En la Memoria de 2012 existe un capítulo específico sobre la corrupción, ha explicado Calderón a los periodistas antes de comparecer en el Parlamento, a los que ha subrayado que no quería opinar sobre el conflicto entre la Fiscalía de Sevilla y la juez Mercedes Alaya porque el caso de los 'ERE's' corresponde a la Fiscalía Anticorrupción. Tras rechazar "enérgicamente" los abucheos en el juzgado a la juez Alaya, Calderón ha destacado a la prensa la labor de los fiscales del caso Mercasevilla, cuya actuación fue "decisiva" para las sentencias condenatorias en primera y segunda instancia y que está pendiente del recurso de casación presentado ante el Tribunal Supremo.

Nuevo código procesal penal y "tiempos tasados"
El fiscal también ha propuesto contra la corrupción la redacción de un nuevo código procesal penal que otorgue la instrucción al Ministerio Fiscal bajo la supervisión de un juez de garantías y con unidades adscritas de investigación criminal bajo su dependencia, lo que ha rechazado Alba Doblas (IU). Además, el fiscal insta a que no se produzca, en términos generales y sin concretar respecto a ninguna causa, la "prolongación indefinida" de la instrucción de los casos de corrupción por los efectos negativos que conlleva esa dilatación temporal. Para ello, ha pedido "tiempos tasados" en la fase de investigación que puedan ser prorrogados por causas fijadas previamente, lo que ha vaticinado que será el "futuro" de la instrucción criminal, así como medidas más efectivas para la interceptación de comunicaciones y correspondencia con más garantías.

Una cuarta parte de las diligencias del país las ha incoado la Fiscalía
Calderón también se ha quejado del número de diligencias incoadas por la Fiscalía, 923.245, una cuarta parta de las del país, y no ha pedido más medios para reducir esa cantidad sino la despenalización de las faltas porque cada día se celebran en Andalucía entre 500 y 600 juicios de faltas, lo que ha calificado como un "despropósito".