Martín Serón rodeados de sus concejales y equipo de  gobierno del PP anuncia su vuelta a la alcaldía tras cumplir un año de condena y ser apartado del sillón municipal por sentencia judicial Martín Serón rodeados de sus concejales y equipo de gobierno del PP anuncia su vuelta a la alcaldía tras cumplir un año de condena y ser apartado del sillón municipal por sentencia judicial



Si en el PP malgueño y en el andaluz daban por resuelto, al menos provisionalmente y hasta mayo, la crisis provocada por la vuelta de Juan Martín Serón a la alcaldía tras haber estado un año apartado por sentencia judicial del sillón de primer edil, la realidad es otra bien distinta.

No visualizar el pacto
La solución -que ahora aparece como una chapuza- fue que al menos externamente no se visualizaría que ni el alcalde ni el equipo de gobierno mantenían vínculos con el partido. Los propios concejales y la ex alcaldesa escenificaron que dejaban el Partido Popular para así hacer posible la vuelta de Martín Serón no comprometiendo al partido.

La alcaldesa da paso a Serón y se va al grupo de no adscritos en Diputación
Incluso la hasta hace poco más de 20 días alcaldesa y diputada provincial, Antonia Ledesma, dejaba su cargo en la Diputación dirigida por el presidente provincial y portavoz regional del PP, Elías Bendodo, y se incorporaba al grupo de no adscritos. Por cierto un grupo ya nutrido con otro miembro más del PP, el alcalde de Benamocarra, condenado también por los tribunales. No existe una sola diputación en Andalucía con esta insólita situación.

Situación esperpéntica
La situación se vuelve ya esperpéntica al conocerse que el alcalde, Juan Martín Serón, ha convocado a los concejales del equipo de gobierno como representantes del grupo del
Partido Popular (PP). Esto indicaría que la baja presentada no sería más que un paripé para dejar en buen lugar a la dirección provincial del partido. Hay quien mantiene que a los ediles del PP se les podrían denominar como "concejales de ida y vuelta" y que tras esta extraña situación se esconde un acuerdo secreto para que en las próximas municipales vuelvan a presentarse por el Partido Popular. La dirección provincial permanece pusilámine y ni les ha expulsado ni sancionado. El temor a una lista independiente liderada por Martín Serón y el traspase de militantes y votos del PP a esa hipotética y nueva formación mantiene todo en el alambre.

Otraa crisis muniicpal en el PP de Málaga: La alcaldesa de Benalmadena junto al ex socio de Gobierno y hasta hace unos dias primer teniente de alcalde Francisco Salido Otra crisis municipal en el PP de Málaga: La alcaldesa de Benalmádena junto al ex socio de Gobierno y hasta hace unos días primer teniente de alcalde, Francisco Salido



La Diputación de Málaga en grave peligro
Y es que la clave de todo reside en que la poderosa Diputación de Málaga se juega en varias comarcas y la correspondiente a Alhaurín el Grande, Guadalhorce, está dando muchos disgustos a los populares. Esta semana pasada se conocía que tres concejales del PP del municipio cercano de Cártama se daban de baja en el partido por desacuerdos con la cabeza de lista. En el litoral, concretamente en Benalmádena, comarca de la Costa del Sol, el pacto de Gobierno con independientes de la UCB se iba al traste y el Gobierno presidido por una alcaldesa popular se ha quedado en minoría yéndose al traste una operación en la que el Partido Popular de Benálmadena pensaba reforzarse con la absorción de la UCB, algo que ya no solo es posible sino que la situación deteriora la imagen de la alcaldesa y de la formación conservadora

Pleno para asignar nuevas competencias
Volviendo a la situación compleja para el PP planteada en Alhaurín el Grande, el alcalde le ha echado un nuevo pulso a la dirección provincial y regional con la convocatoria del pleno. Este, de carácter extraordinario y urgente, ha sido convocado a las 10 de la mañana con el objeto de realizar modificaciones presupuestarias y nuevas asignaciones de competencias en el equipo de gobierno, todo ello derivado de la incorporación al equipo de Gobierno del propio alcalde y del edil Gregorio Guerra que también resultó condenado en el "caso Troya". Guerra era entonces concejal de Urbanismo.