El abogado de la familia del niño británico Ashya King, Juan Isidro Fernández, ha manifestado hoy que están ultimando los detalles para hacer el traslado del niño a Praga en las próximas 72 horas. “Solo quedan trámites burocráticos”, ha indicado el letrado, quien espera que entre el fin de semana o como máximo el lunes pueda trasladarse el menor a la República Checa para recibir el tratamiento a la mayor brevedad posible.

Dos opciones de viaje
Fernández ha destacado que hay dos opciones para el traslado, un avión privado, que ya está sufragado, y que lo llevaría directamente a Praga con todas las medidas sanitarias o, que sea el propio hospital de Praga el que envíe un avión directamente a Málaga para recogerlo. Todos estos detalles están siendo estudiados actualmente y para ello el abogado se ha desplazado junto con los familiares al hospital para celebrar una reunión con la dirección del centro sanitario, los facultativos, así como el delegado de Salud de la Junta de Andalucía en Málaga, Daniel Pérez.

Jugando con coches
Por otra parte, el letrado ha excusado a los padres del menor por no atender a los medios informativos y ha indicado que están agotados. Fernández ha aclarado que el menor siempre ha estado cuidado y muy bien atendido y que actualmente está jugando con unos coches, que sus progenitores siempre han creído que el tratamiento de Praga es menos agresivo y que va a tener más calidad en un futuro por lo que esperan que a la mayor brevedad comience su tratamiento.

La justicia británica autoriza el tratamiento
El Tribunal Superior del Reino Unido otorgó el permiso tras una audiencia telefónica de varias horas en la que participaron los abogados que representan a Brett y Naghmeh King, padres de Ashya, y al hospital de Southampton (Reino Unido), donde el niño estaba siendo atendido hasta la semana pasada. Los padres del menor, que fueron detenidos en España por llevarse a su hijo sin consentimiento médico y más tarde puestos en libertad.

Procedimiento judicial
El Ayuntamiento de Portsmouth inició el 29 de agosto un procedimiento judicial para reclamar la custodia temporal del menor con el argumento de que Ashya, entonces en paradero desconocido, requería atención médica urgente. El consistorio, por medio de su alcalde, Donna Jones, ya había informado de que la medida temporal terminaría una vez que el niño fuera admitido como paciente en un centro de Praga para recibir un tratamiento contra el cáncer.

Se llevaron al menor del hospital británico “por amor”
Los padres del menor, en libertad desde el miércoles, han acompañado desde entonces al niño en el Hospital Materno Infantil de Málaga, donde ha recibido sesiones de rehabilitación antes de ser trasladado. El niño ha sido evaluado todos los días por un pediatra y especialistas en oncología, y por el momento no se han producido cambios en su evolución. El padre de Ashya afirmó en una conferencia de prensa en la oficina de su abogado en Sevilla que se llevaron al menor del hospital británico “por amor”.

Brett King dijo que “algo ha fallado en la justicia” de su país, a la que culpó de que él y su esposa hayan sido tratados “como criminales.

Interpol emitió una alerta mundial para buscar al niño después de que sus padres se lo hubieran llevado del centro médico británico y horas después se tramitó una orden de detención europea contra Brett y Naghmeh King.

La Policía británica argumentó desde el primer momento que no se podía acusar a la pareja de delito alguno sin conocer antes las circunstancias de lo ocurrido, pero que la orden de arresto era necesaria para “hablar” con ellos sobre el estado de salud de Ashya.