La economía andaluza creció un 0,1% en el cuarto trimestre del 2013, el segundo incremento trimestral consecutivo con tasas positivas. Este dato procede de la Contabilidad Regional que publica el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) de la Junta.

Crecimientos intertrimestrales positivos
Desde el punto de vista de la oferta, los sectores primario y servicios, que globalmente suponen el 80% de la actividad productiva, registran crecimientos intertrimestrales positivos (2% y 0,9%, respectivamente). En cuanto a la demanda, destaca el aumento del consumo final de los hogares (1,7% respecto al trimestre anterior), componente que explica casi las dos terceras partes (64,7%) del Producto Interior Bruto (PIB).

El PIB se modera de manera significativa
En términos interanuales, el PIB de Andalucía modera de manera significativa la trayectoria descendente, que en el cuarto trimestre ha sido del -0,2%, ocho décimas inferior al precedente y el más moderado desde el tercer trimestre de 2008, es decir, desde el inicio de la crisis.

El sector primari el más positivo
Por el lado de la oferta el sector que contribuye de forma más positiva es el primario, con un aumento del 8,5% interanual, destacando junto a ello la recuperación de tasas positivas en los servicios (0,2%), tras seis trimestres de reducción. Desde el punto de vista de la demanda, el saldo exterior sigue mostrando una contribución positiva, concretamente de 0,5 puntos porcentuales en el cuarto trimestre, resultado de un crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios del 1,8% interanual, muy superior al de las importaciones (0,4%). A su vez, se modera notablemente la negativa aportación de la demanda regional, consumo e inversión, que resta 0,7 puntos al crecimiento del PIB, casi la mitad que en el trimestre precedente. En este comportamiento de los componentes internos de la demanda destaca la recuperación de tasas positivas del gasto en consumo final de los hogares, que crece un 0,6% interanual, por primera vez desde el tercer trimestre de 2010.

Recuperación de la economía andaluza
La trayectoria de recuperación de la economía andaluza en la segunda mitad de 2013 determina que el balance del año, aunque haya sido aún negativo (-1,3%), sea tres décimas más favorable que la previsión que oficialmente se contemplaba (-1,6% en el Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2014), y casi un punto más moderada que la caída registrada en el año precedente (-2% en 2012).

Mercado laboral
Estos datos comienzan a reflejarse en el mercado laboral, que presenta además resultados más positivos que en el conjunto de España. El año 2013 concluyó con 17.606 afiliados más a la Seguridad Social en Andalucía. La última información conocida, referida al mes de febrero del presente año, confirma esta trayectoria al contabilizarse 45.769 cotizantes más a la Seguridad Social que en el mismo mes del año anterior en la comunidad, lo que representa casi las tres cuartas partes del aumento en todo el país. De esta forma, la afiliación crece a un ritmo interanual del 1,7% en Andalucía, cuatro veces más que a nivel nacional. Junto a ello, el número de parados registrados se reduce en 55.726 personas respecto al mismo mes de 2013, lo que supone un ritmo de caída del 5% interanual, medio punto superior a la media nacional (-4,5%).

Preocupación de la Junta
Sin embargo, la Junta muestra su preocupación por la evolución del reparto de las rentas generadas en el proceso productivo, ya que en 2013, y por segundo año consecutivo, el factor que provoca la caída del PIB (-0,6% en términos nominales en el conjunto del año), es el retroceso de la remuneración de los asalariados (-4,5% por término medio en el año). Mientras, el Excedente Bruto de Explotación y las Rentas Mixtas aumenta (2%). Esta desigual evolución viene a confirmar el cambio en el reparto de las rentas en el proceso productivo que tuvo lugar en 2012, teniendo el Excedente Bruto de Explotación y Rentas Mixtas un mayor peso relativo en el PIB que la Remuneración de Asalariados, lo que no ocurría antes de 2012.