Aunque los primeros movimientos en la Consejería de Empleo parecían indicar lo contrario, no habrá excepciones con imputados socialistas andaluces en casos relacionados de un modo u otro con la corrupción. El portavoz del PSOE-A en el Parlamento, Mario Jiménez, ha asegurado este lunes tras la imputación de la directora general de Industria, Energía y Minas de la Junta, María José Asensio, en el caso que investiga el proceso de adjudicación de la mina de Aznalcóllar, en Sevilla, que "no habrá ningún imputado en la nómina de altos cargos de la Junta". Sin embargo, el pasado día 31 de julio la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio manifestaba, tras conocerse el último auto judicial sobre el asunto de la adjudicación de los derechos de explotación del yacimiento, que la investigación "penal se reduce ya a un presunto delito de prevaricación", sin que exista "indicio de ninguna clase de corrupción". Entre esta posición y la expresada este lunes por el dirigente socialista ha mediado la petición de dimisión de Asensio por todos los partidos y, en particular, la advertencia de Ciudadanos de que debían cumplirse los compromisos de investidura. Ciertamente, sobre Asensio no pesa una sospecha de corrupción en sentido estricto, pero el listón que ha puesto la líder del PSOE y presidenta de la Junta, Susana Díaz, deja poco margen para la discrecionalidad. Y tampoco lo deja el hecho de que la estabilidad del Gobierno depende de Ciudadanos, que tiene muy claro que toda imputación por corrupción se paga con la 'vida'. SIN EXCEPCIONES A preguntas de los periodistas en rueda de prensa, Jiménez ha dicho que "nadie tiene que recordarle ni al Gobierno de Susana Díaz ni al PSOE" cuál es su posicionamiento en esta materia. "La posición es muy clara desde hace mucho tiempo: que no haya ninguna persona imputada que forme parte de la nómina de altos cargos de la Junta. Y en este caso tampoco va a haber ninguna excepción", ha añadido. Todas las formaciones parlamentarias que conforman la oposición (PP-A, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA) han solicitado el cese inmediato de la directora de Minas de la Junta tras su imputación. Desde Ciudadanos, se mostraban "seguros" de que el Pacto Anticorrupción "firmado" en la formación naranja y PSOE-A se cumplirá "también en Aznalcóllar". Fue la pasada semana cuando la juez de Instrucción número 3 de Sevilla, que investiga la adjudicación a la agrupación empresarial México-Minorbis de los derechos de explotación del yacimiento minero de Aznalcóllar, en detrimento de Emerita Resources España, ha imputado en la causa por un presunto delito de prevaricación a siete personas, entre ellas a Asensio. GUERRA ENTRE EMPRESAS Jiménez no ha precisado si el Gobierno andaluz cesará a la directora de Minas o si ésta podría haber renunciado al cargo desde que se produjo la imputación. En el caso de que fuera el Gobierno andaluz quien cesara a Asencio, dicho cese podría producirse en el Consejo de Gobierno que se celebrará este martes. Asimismo, el dirigente socialista ha advertido de que en la adjudicación de una explotación minera ha habido una "guerra entre dos empresas" que, "lamentablemente", ha afectado a "funcionarios honrados y servidores públicos, quienes se han visto en medio de esta guerra". Respecto a la petición del alcalde de Aznalcóllar (Sevilla), Juan José Fernández (IU), de que la Junta abra la mina sin esperar a la resolución judicial, Jiménez ha considerado "razonable" la posición del primer edil "ante la posibilidad muy importante de creación de empleo en una comarca que lo necesita". No obstante, el portavoz parlamentario ha querido dejar claro que la posición de la Junta en esta materia está ligada al "cumplimiento de la ley" y que, en función de ello, tomará las decisiones oportunas.