Los autodenominados "susanólogos" andan desquiciados en los análisis sobre el futuro político de Susana Díaz más allá de Despeñaperros. Informaciones una tras otra, algunas desde la presunción de creer que se está en lo cierto y otras desde el interés partidista, se cruzan estos días en Andalucía.

¿Va dar el salto defintivamente la presidenta de la Junta a la política nacional? ¿Será inminente, como anuncian algunos medios? ¿Estaría previsto, en caso de ser cierto, hacerlo por fases, es decir primero asaltar Ferraz orgánicamente y posteriormente la candidatura a La Moncloa?

Versiones contrapuestas en el seno del PSOE-A
Este medio ha pulsado la sensación de algunos dirigentes orgánicos y políticos en el PSOE andaluz y en la propia Junta y la impresión es de tranquilidad. Esa sensación de normalidad , y de que por ende no se avecinan cambios inminentes, se nos transmite directamente al comprobar como un dirigente muy, pero que muy cercano al núcleo de decisión de Susana Díaz, no ha alterado ni un ápice sus vacaciones previstas de Semana Santa y va a poner en berve miles de kilómetros de por medio de San Vicente, sede regional en Sevilla de los socialistas.

Este dirigente nos dice que "en principio" no es el momento de "asaltar el cielo" de Ferraz e ironiza de que si un día tocase esa acción sería por "consenso" de los barones y territorios. La organización socialista andaluza la más poderosa de todas las federaciones con un 25 % de militantes y, por tanto, de votos y delegados decisivos en un congreso nacional, aparentemente está tranquila, sin movimientos especiales ni reuniones no previstas. No da la sensación de que, como algún medio ha destacado, "en quince días" la presidenta andaluza vaya a hacer pública su candidatura a la secretaría general.

Atentos a muchas variables
Pero por otra parte, un segundo dirigente con el que este medio ha contactado, nos revela que todo puede pasar. Que habrá que estar atentos a muchas variables. Lo primero es conocer si Pedro Sánchez podrá ser "inquilino de la Moncloa" "Eso lo cambiaría todo y ahí estaríamos hechos una piña con Pedro".  Pero hay varios temas que siguen siendo líneas rojas en el PSOE andaluz. A pesar de que las negociaciones para una posible investidura del candidato socialista han robustecido a Sánchez y le han creado una especie de campaña electoral gratuita y anticipada, las encuestas no reflejan para nada un posible asecenso del partido, "en todo caso hasta un ligero descenso", nos dice la fuente. Si eso es así ahora ocupando telediarios y siendo el centro de todas las miradas ¿qué podría pasar con un lider socialista en la oposición y frustradas y alejadas las aspiraciones de gobernar?  

Un punto que separa a Ferraz de San Vicente es el distinto grado de "entusiasmo" con el que se perciben los contactos con Podemos. Las relaciones del PSOE andaluz con Podemos-Andalucía no pueden ser peores. Para Susana Díaz el equilibrio y la moderación la aporta Ciudadanos. Ven a la formación morada como la nueva pinza y a Pablo Iglesias y a su pupila en el sur, Teresa Rodríguez, como los nuevos "anguitas" de la teoría de las "dos orillas". Un pacto nacional con Podemos para llevar a Pedro Sanchez a la Moncloa produce sarpullidos y urticaria política en el PSOE-A ya que sufren día a día las invectivas y el desprecio de los dirigentes andaluces de Podemos. Los insultos de Pablo Iglesias en sesde parlamentaria al sevillano Felipe González y las alusiones a la "cal viva", dolieron en el socialismo andaluz y se piensa que desde el PSOE nacional no se le ha respondido contundentemente.

No hay opción decidida... ni cerrada
Con todos estos ingredientes afirmar con rotundidad que en "quince días" Susana Díaz va a hacer oficial su presentación a liderar el partido a nivel federal y, posteriormente, intentará ser la cabeza de cartel para las elecciones generales, es muy arriesgado y tiene muchos visos de ser un error. Pero por el contrario, categorizar con que las aspiraciones de Díaz por hacer carrera política más allá de Andalucía han desaparecido, también sería una tesis errónea. Quienes conocen bien a Susana Díaz saben que el reto de ponerse al frente del partido e intentar cambiar el rumbo de las encuestas y hacer que verdaderamente "el PSOE vuelva", son motivaciones que la podrían impulsar a dar el paso. Pero al final será un conjunto de circunstancias, algunas por venir, las que propicien que se de  o no esta iniciativa. 

Y por último un dato que resume toda esta exposición, Solo la sevillana sabe a ciencia cierta y en este momento cual será la hoja de ruta en sus aspiraciones, Solo ella, y no más de dos personas de su entorno más cercano, lo saben. Y al final, como siempre, será ella la que analice y reflexione internamente y opte. Se trata en definitiva de "La decisión de Susana".