Todavía no han cerrado un frente y ya han abierto otro. En realidad, este segundo ya estaba abierto, pero era un frente dormido que ese lunes se han ocupado de despertar el coordinador andaluz de IU, Antonio Maíllo, y el número dos socialista, Juan Cornejo. Todavía coleaba la controversia sobre la oportunidad del viaje a los campamentos saharauis del vicepresidente Diego Valderas (IU), cuando Maíllo reabría el frente que la propia presidenta andaluza, Susana Díaz, había dejado a punto el sábado por la noche en La Sexta al afirmar que 4.000 militantes de IU no iban a decidir el futuro de su Gobierno, en alusión a la consulta que IU se ha comprometido a hacer en junio si para entonces no se han cumplido la mayoría de los acuerdos programáticos. Como cabía prever, el envite de la presidenta no ha caído en saco roto. Este lunes Antonio Maíllo le recordaba a Díaz que "nadie" va a decirle a su organización qué consultas internas puede hacer. Y añadía, no sin retranca, que estaba “seguro” de que la presidente “se habría explicado mal”. ¿ADELANTO ELECTORAL? Pero es evidente que Díaz no se había explicado mal. Y por si a alguien le quedaba alguna duda, el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, ha recalcado hoy que si IULV-CA celebra un referéndum sobre la continuidad del Gobierno "valorarán los nueve millones de andaluces". Las palabras de la presidenta el sábado no requieren más explicación, ha dicho Cornejo: “No hay que intentar explicar lo que se explica por sí solo". El número dos del PSOE ha recordado que Díaz aseguró que "antes de que equis número de militantes de una agrupación o de otra, sea quien sea y de cualquier partido político, valore la gestión del gobierno, que lo hagan los nueve millones de habitantes que tienen esta comunidad", en alusión a un adelanto electoral. En su opinión, el Consejo de Gobierno no puede estar esperando a que una parte "reducida, reducidísima de la población, valore la acción del Gobierno y si tiene que seguir o no con un programa". IU MANTIENE SU DESAFÍO Pero si a Díaz y a Cornejo se les entiende perfectamente, a Antonio Maíllo no se le entiende peor: IULV-CA ya dejó "muy claro en la Asamblea de Balance qué es lo queremos" para los primeros seis meses de 2015, es decir, "cumplir con acuerdos claves para hacer las políticas que desde la izquierda se plantean", tales como la de constituir "una banca pública, para dar crédito a quien lo necesita, que reactive la economía y genere empleo". También es preciso, a su juicio, que en los primeros seis meses de este año se aborde "el debate de la renta básica", además "muy vinculada con una reforma fiscal que permita financiarla", a lo que habrá que unir "la Ley Integral de Agricultura", la normativa para garantizar "los suministros mínimos vitales" a los ciudadanos andaluces, "así como la Ley contra la Violencia de Género".