La subida de impuestos que decidió el Gobierno Central en los últimos ejercicios presupuestarios ha supuesto que en el trienio 2012-2014 se hayan recaudado en Andalucía 11.758 millones de euros más, lo que equivale a 1.392 euros adicionales por andaluz sin que "nada de este sobreesfuerzo haya revertido en los ingresos de la Administración autonómica", ha denunciado la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, en el Parlamento andaluz. Como recordó la titular de Hacienda, se han subido los tipos en IRPF, se ha creado un impuesto nuevo sobre las loterías, se ha creado un IRPF paralelo, se han subido todos los tipos de IVA, además de la tributación de los hidrocarburos, el alcohol y el tabaco.

Están diseñados para "asfixiar" a las comunidades autónomas
Éste ha sido uno de los argumentos esgrimidos por Montero, que denunció que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2014, que actualmente se tramitan en el Congreso de los Diputados, supondrán una merma considerable de las transferencias y fondos que recibirá Andalucía el próximo ejercicio. Según la consejera, los presupuestos están diseñados para "asfixiar" a las comunidades autónomas, puesto que no sólo se reservan los beneficios de los incrementos de ingresos por los impuestos, sino que castigan con un reparto del déficit injusto y reducen los recursos que se destinan a las autonomías para prestar servicios básicos fundamentales. Para la responsable de Hacienda, se trata de "una vuelta de tuerca más que va a dificultar enormemente" la elaboración de las cuentas para 2014 en Andalucía. De esta manera, la consejera explicó que, como resultado de la propuesta de los Presupuestos Generales del Estado para Andalucía, para el ejercicio próximo la comunidad estará obligada a ajustar el gasto en unos 1.200 millones de euros, que sería el impacto de la reducción del objetivo de déficit para 2014, de la caída de los fondos procedentes del sistema de financiación y de la reducción de las partidas del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI).

Reparto desequilibrado del déficit
Montero reiteró que la Administración central "continúa realizando un reparto absolutamente desequilibrado del déficit autorizado por la Comisión Europea, reservándose la mayor parte del margen disponible para España", lo que provoca una asfixia económica a las comunidades autónomas que, además, va dirigida a reducir su gasto y, con ello, recortar el Estado del Bienestar. La responsable de Hacienda advirtió de que esta estrategia obliga a las comunidades autónomas a reducir también su gasto, hasta tal punto que Andalucía tiene que hacerlo en 800 millones, al pasar de un margen de déficit del 1,58% del PIB en 2013 al 1% en 2014. A ello se suma la reducción de los recursos que se destinan a las comunidades para prestar servicios públicos fundamentales, ya que las partidas de todas las figuras relacionadas con el sistema de financiación para 2014 son negativas, disminuyendo en su conjunto un 5,1%, explicó Montero.

"Un sector público más pequeño"
"La política económica diseñada por el Gobierno de España ha optado por un sector público más pequeño", advirtió Montero, quien recordó que, para reducir el déficit, el Estado apuesta por reducir el tamaño del sector público, que deberá bajar su peso en el PIB en 4 puntos hasta 2016. Destacó, especialmente, que se pretende que el gasto en educación y sanidad descienda en 1,6 puntos sobre el PIB hasta 2016 (del 11% del PIB en 2011 al 9,4% en 2016), "porcentajes sustancialmente inferiores a los de la mayoría de los países avanzados de la Unión Europea."

Sin compartirse con las autonomías el aumento de los ingresos del Estado
Así, en el apartado de los ingresos tributarios, la consejera subrayó que, frente al aumento de estos ingresos en el Estado, las entregas a cuenta para el conjunto de las comunidades por IRPF, IVA e Impuestos Especiales disminuyen un 1,4% respecto a 2013. En el caso de Andalucía, las entregas a cuenta sufrirán un descenso de 347,5 millones de euros, a la espera de conocer las cantidades resultantes de las liquidaciones de años anteriores. "Lo paradójico de esta situación -según Montero- es que en estos años se han subido los tipos en IRPF y en IVA, se ha creado un impuesto nuevo sobre las loterías, se han aumentado las retenciones y eliminado deducciones", pero esta mayor recaudación ha ido a parar íntegramente al Estado, sin compartirse con las comunidades autónomas en los porcentajes que establece el sistema de financiación. El impacto de todas estas medidas en 2014 asciende a 32.870 millones de euros, y en el trienio 2012-2014 alcanza los 75.338 millones de euros, tal y como explicó la titular de Hacienda. En Andalucía, las consecuencias de estas subidas impositivas se estiman en 11.758 millones de euros, lo que equivale a 1.391 euros por andaluz y el 8,4% del PIB de la comunidad.

Fondos
Por su parte, la aportación del Estado al Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales que, como puntualizó la consejera, es el que garantiza la financiación de la sanidad, de la educación y de los servicios sociales, cae también en un 3,5%. Asimismo, el Fondo de Suficiencia Global para el conjunto de las comunidades autónomas experimenta una bajada del 30,2%. En el caso de Andalucía, las entregas a cuenta por este concepto disminuyen un 25,4%, por lo que es una de las comunidades que deberá soportar una de los ajustes más duros, junto a Canarias y Castilla la Mancha. Por otra parte, Montero indicó que el Fondo de Compensación Interterritorial, que es el instrumento destinado a corregir los desequilibrios económicos entre las regiones y hacer efectivo el principio de solidaridad, desciende un 26,2%, y, en concreto, Andalucía recibirá 159,4 millones de euros, 45,2 millones menos que en 2013. Una cifra que, como recordó la consejera, "ni siquiera alcanza el 40% (38,1%) de lo consignado en los PGE de la legislatura anterior" que, en promedio en el período 2008-2011, fue de 417,9 millones de euros. Desde 2011 se lleva acumulado un descenso del 42%.

Inversiones para Andalucía
Según el diseño de los Presupuestos Generales del Estado y la partida de inversiones destinada a Andalucía, recibirá 207,6 euros por habitantes, bastante menos cantidad de la que reciben los castellanoleoneses (549,7 euros por habitante), los gallegos (486,7 euros por habitante) o Cantabria (333,1 euros por habitante). Más allá de las diferencias entre lo que se destina a cada una de las comunidades autónomas en el apartado de inversiones, la responsable de Hacienda denunció que los PGE incumplen por tercer año consecutivo la Disposición Adicional Tercera (DAT) del Estatuto de Autonomía, ya que la inversión presupuestada en la comunidad representa el 17,3% de la inversión regionalizada, es decir, 0,6 puntos porcentuales por debajo del peso poblacional (17,9%). Explicó que este incumplimiento supone que el Gobierno central destina a Andalucía 54,1 millones de euros menos de lo que le correspondería.

Son muy al contrario los de la recuperación económica
Montero refutó que estos PGE sean los de la recuperación económica, como asegura el Gobierno central, ya que, muy al contrario, "se resignan ante el desempleo, vuelven a priorizar la austeridad, bajando salarios y congelando las rentas de funcionarios y pensionistas, y recortando la capacidad de las comunidades autónomas para financiar los servicios públicos, mantienen las subidas de impuestos de años anteriores que recaen especialmente en los trabajadores y recortan los programas de gasto de carácter social".