La consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, ha asegurado hoy que "en este momento no parece adecuado un aumento de la presión fiscal" y ha recordado que Andalucía ha trabajado en los últimos años la progresividad de los impuestos para que "los que más tienen sean los que más pagan".

Pagan los que más tienen
Montero, que hoy ha entregado al presidente del Parlamento, Manuel Gracia, el proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2014, se ha referido así a la posición de IU -socio de gobierno del PSOE-, que defenderá que en 2014 haya una revisión del sistema fiscal con nuevas figuras para "los que más tienen". Ha hecho hincapié en que en el Presupuesto de 2014 no se incluye ninguna subida de impuestos, algo que "expresó con mucha claridad" la presidenta, Susana Díaz, en su debate de investidura, y ha dicho que en la comunidad, en los impuestos sobre los que tiene competencia, pagan los que más tienen, lo que ha argumentado en los impuestos de patrimonio, sucesiones o donaciones.

"Lucha contra el fraude fiscal"
Ha añadido que esa revisión se ha hecho "de forma dinámica", por lo que el Presupuesto para el próximo año "no lleva ni trae ningún aumento de impuestos, lo que sí contempla es un aumento de recaudación a través de la lucha contra el fraude fiscal". Sobre cómo será el calendario del año que viene en ese asunto, ha manifestado que no es una circunstancia que puedan anticipar porque desconocen si el debate que abrirá el Gobierno en torno al sistema fiscal "va a comportar que alguna de las propuestas que se puedan aprobar pueda tener efecto".

Mayor autonomía fiscal
Montero ha asegurado que Andalucía intentará aportar una vocación de mayor autonomía fiscal, con más "corresponsabilidad" en la gestión y decisión sobre los impuestos, y ha agregado que será necesario el consenso "y a ser posible el acuerdo al menos entre las fuerzas políticas más importantes" sobre el mapa de impuestos. Ha incidido en que Andalucía quiere participar "de forma muy activa" en ese debate sobre la reforma fiscal, que espera se abra en enero o febrero, "sobre todo a raíz de que algunas comunidades hayan empezado a adoptar medidas que podrían desequilibrar el panorama de la revisión de impuestos". Para la consejera se debe plantear "conjuntamente" porque "el bolsillo de los ciudadanos es único" y, independientemente de si que la recaudación del impuesto caiga sobre la comunidad o el estado, debería haber una discusión "armonizada".