La consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, Elena Cortés, ha exigido al Gobierno el traspaso de los activos tóxicos del "banco malo" para que la administración autonómica pueda gestionar estas viviendas "y dar derecho de habitación".

"No es ético ni estético"
Cortés, que ha calificado dichos activos tóxicos, incluidos en la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), como "casas sin gente", ha señalado a los periodistas en Córdoba que "no es ético ni estético" que puedan servir para "una segunda burbuja inmobiliaria".

Atender a familias desahuciadas
Ha pedido que se indique cuáles son las viviendas que forman parte del Sareb para que, una vez traspasadas, "se puedan poner a disposición" de las oficinas que en materia de derecho a la vivienda ha abierto recientemente la administración autonómica para atender a familias desahuciadas.

Su objetivo es "paralizar todos los desahucios"
En opinión de la consejera, las medidas que se están llevando a cabo desde el Gobierno central "siguen ampliando el problema" tras haber "rescatado" a las entidades bancarias.
Cortés, que ha incidido en que su objetivo es "paralizar todos los desahucios", ha invitado a los ciudadanos a que se adhieran a la Iniciativa Legislativa Popular que se va a presentar en el Parlamento y que aboga por la paralización de los desahucios y por la dación en pago.

Apuesta por regular las obligaciones de las administraciones
La consejera ha presentado el proyecto de Ley de Movilidad Sostenible que el Gobierno andaluz pretende tener redactado en el primer semestre del año y que apuesta por "regular las obligaciones de las administraciones con respecto al transporte público" y cumplir los objetivos del Libro Blanco de la Unión Europea.