Los primeros resultados provisionales de la Comisión interna puesta en marcha el pasado 29 de agosto para investigar las acusaciones vertidas en los medios de comunicación concluyen que "hasta hoy no se ha detectado ninguna actuación que suponga desvío de fondos, contabilidad encubierta, contabilidad B, ocultación, enriquecimiento de nadie, ni menos aún saqueo, fraude o malversación. Las acusaciones, por tanto, son falsas, intencionadas, tendenciosas o engañosas". En su estudio la Comisión ha revisado aproximadamente unos 1.500 documentos contables entre facturas, albaranes, contratos y demás.

Comisión interna
La Comisión, formada por un economista, un abogado y un auditor externo, añade que “al contrario de lo que se afirma o se quiere sugerir en algunos medios de comunicación”, la contabilidad de UGT Andalucía es “única, transparente y con todo su soporte documental al día. En todos los casos estudiados –los publicados hasta el 13 de septiembre- se recogen en la contabilidad los gastos realmente efectuados y por el importe facturado por el proveedor”.

Margen para la interpretación
Por último, la Comisión concluye que “a alguien puede parecerle que un determinado gasto puede ser o no imputado a una determinada partida. Bien: dentro de las normas contables hay cierto margen para la interpretación”. “Nosotros podemos considerar que un gasto puede imputarse contra una partida presupuestaria. En eso puede haber discrepancias o interpretaciones. En muchos casos, de hecho, la Administración nos dice que un gasto no puede imputarse de tal forma y lo corregimos o, directamente, lo pagamos nosotros. Esto es habitual en la relación de la Administración pública con quienes realizan para ella servicios públicos”, ha añadido Francisco Fernández Sevilla, Secretario General de UGT Andalucía

Fernández Sevilla ha matizado que las conclusiones que se pueden extraer de los trabajos de la Comisión son todavía preliminares. “La Comisión seguirá analizando y, si hubiera novedades relevantes, se las haríamos saber”.

“No hay sombra de corrupción en nuestras actuaciones”
En este aspecto ha insistido el líder sindical andaluz. No hay sombra de corrupción en nuestras actuaciones”. “Decir lo contrario es mentir”. “Aquí nadie ha robado ni borrado discos duros. Al contrario, los hemos llevado ante un notario. Aquí nadie tiene una contabilidad B. Aquí nadie ha aplicado sobrecostes o sobresueldos, cada gasto está justificado. Aquí nadie ha abierto una cuenta en Suiza. Nuestros gastos están sometidos a un control estricto. Aquí no hay ningún imputado, ni una sola citación judicial. No aceptamos, por tanto, por la honradez con la que ejercemos nuestro trabajo, que se abra una causa general contra UGT Andalucía”.

No hubo enriquecimiento personal de nadie
“De ninguna acusación planteada contra UGT se deduce, por ahora, que haya habido enriquecimiento personal de nadie ni voluntad de ocultamiento ni tramas ni corrupción ni nada parecido. Las acusaciones son falsas, tendenciosas e intolerables”, ha insistido Fernández Sevilla.

UGT gestiona anualmente en Andalucía unos 30 millones de euros en programas públicos
El líder sindical ha explicado que el sindicato gestiona anualmente en Andalucía unos 30 millones de euros en programas públicos, unos fondos que “desde hace 25 años se destinan a planes de formación”. Al año UGT-A imparte unos 450 cursos dirigidos a personas desempleadas -que preparan para el empleo a unas 6.500 personas anualmente- y cerca de 1.900 cursos para trabajadores en activo -de los que se benefician unos 30.000 andaluces-.

Todos  justificado, auditado, entregado y fiscalizado
“Para cualquiera de esos programas formativos y para un solo año de gestión puede haber unos 12.500 folios de documentación que se entrega a quien concede la subvención correspondiente, en nuestro caso la Junta de Andalucía. Cada uno de esos folios conlleva unos 30 apuntes contables, con sus correspondientes justificantes. Hablamos, por tanto, de unos tres millones de documentos anualmente justificados, auditados, entregados y fiscalizados por el Tribunal de Cuentas. Si multiplicamos por cuatro –los años cubiertos en las informaciones publicadas- estamos hablando de unos 500.000 folios y unos 12 millones de documentos contables de diverso tipo. Todos ellos justificados, auditados, entregados y fiscalizados”

"La contabilidad de UGT es única, transparente, ordenada y correcta”
“Puede haber datos mal apuntados pero la contabilidad de UGT es única, transparente, ordenada y correcta”, ha insistido Fernández Sevilla y ha añadido: “Naturalmente, el volumen de la contabilidad no nos exime de responsabilidad. Quien administra, como nosotros, dinero de todos los ciudadanos, debe reducir al máximo posibles errores, por pequeños que sean. Por eso queremos que se siga revisando todo lo que sea necesario. Tengan la seguridad de que, en caso de que se encontrara algún error, se subsanaría y se corregiría. Y que si hubiera responsabilidades, se depurarían”.

Sin notificación del juzgado
El Secretario General de UGT Andalucía ha querido dejar claro que, a día de hoy, “no se ha recibido en el sindicato ni una sola notificación ni citación de juzgado alguno. Lo único que sabemos es que una organización de extrema derecha ha planteado contra nosotros una denuncia pero lo sabemos por lo publicado en los medios de comunicación no oficialmente. Sería bueno que, para poder defendernos, quien crea que hemos cometido infracciones o delitos los denunciara en el juzgado para que nos citaran cuanto antes”.

El uso torticero del concepto bote
Por último, Fernández Sevilla ha criticado “la forma en que se ha presentado de manera reiterada y torticera el concepto bote como si se tratara de un importe con el que la UGT de Andalucía pedía a sus proveedores que inflaran facturas para quedarse con los sobrantes. Esa acusación también es falsa. Rotundamente falsa”.  La ingente labor contable, ha añadido el líder sindical, aproximadamente 12 millones de documentos y unos 500.000 folios en los últimos cuatro años, “requiere de miles de conversaciones y miles de correos electrónicos con proveedores, alumnos, profesores, administraciones… Con frecuencia se remite una factura o un albarán por un producto o un servicio que será justificado más tarde con otras facturas u otros albaranes a cuenta de una partida presupuestaria o una subvención determinada. Con algún proveedor alguien puede utilizar el poco afortunado concepto de bote para referirse a esa cuenta abierta pendiente de ajuste final. Eso es el bote. Es falso también, en conclusión, por lo que sabemos hasta hoy, que se inflaran facturas para obtener un beneficio a cuenta de gastos no ejecutados. Esa acusación es falsa por completo”.

“Ni hemos malversado, inflado facturas ni aquí hay tramas"
En conclusión, ha continuado el Secretario General de UGT Andalucía, “ni hemos malversado, inflado facturas ni aquí hay tramas. Lo que hay es correcto y quien vea actuaciones ilícitas, que nos lleve a los juzgados. En los medios de comunicación no se juzga”.