A Izquierda Unida le crecen los enanos. A las tensiones e incertidumbres derivadas de una irrupción de Podemos que puede arrebatarles la tercera plaza en el Parlamento andaluz se suman ahora las discrepancias cada vez más visibles con el partido liderado por el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo. El último motivo de discordia es el encabezamiento de la lista electoral de IULV-CA por Sevilla: en el pasado el entonces coordinador Diego Valderas cedió el puesto a la CUT, arriesgándose incluso a no salir elegido por su circunscripción de Huelva, mientras que en la de Sevilla habría tenido garantizada la elección. Antonio Maíllo no ha querido correr ese riesgo que en los dos comicios anteriores tuvo en vilo a la organización, que podía verse en la comprometida situación de que su líder político no tuviera escaño en la Cámara del Hospital de las Cinco Llagas. No obstante, en esta ocasión se da la circunstancia de que el cabeza de lista de la CUT por Sevilla ya no iba a ser, como en anteriores convocatorias, el carismático Juan Manuel Sánchez Gordillo, lo cual podría haber hecho más digerible para sus seguidores renunciar a la preciada plaza de Sevilla. Finalmente, no ha sido así. La CUT no va a participar en las primarias convocadas por IULV-CA para elegir a los cabezas de lista y demás integrantes de las candidaturas a las autonómicas como protesta a que el coordinador general y candidato a la Presidencia de la Junta, Antonio Maíllo, vaya a encabezar la lista por esta provincia. Fuentes de la CUT han indicado a Europa Press que ninguno de los miembros de esta organización va a participar en las primarias ni tampoco va a aceptar formar parte de la lista, pese a que entre las propuestas formuladas por las asambleas se encuentre el nombre del diputado Álvaro García Mancheño, integrante de la CUT. Las citadas fuentes han indicado que Maíllo ya conoce esta decisión y que aun así "no da su brazo a torcer". Como se recordará, la CUT pidió a Maíllo que fuera "generoso" y les permitiera liderar la lista de Sevilla como ya han hecho en las dos últimas autonómicas.
Un cambio en los estatutos de IULV-CA en la Asamblea Andaluza de 2013 determinó que será el Consejo Andaluz el que decida la provincia por la que concurre el candidato a la Presidencia. Para la CUT, Maíllo podría concurrir a las elecciones autonómicas por cualquier otra provincia, especialmente por Córdoba, de la que es natural y en la que tendría "con toda seguridad" garantizado el escaño "si es que piensa que puede haber más problemas en Huelva", provincia en la que tiene establecida su residencia y en cuya lista ya participó en 2012, concretamente como número cinco. Asimismo, han advertido de que si Maíllo no renuncia a liderar la lista por Sevilla habrá "consecuencias". Concretamente, el día 12 hay fijada una reunión de la CUT en la que se abordará esta cuestión, sin descartar la posibilidad de que la organización termine abandonando IULV-CA como ya han hecho algunos dirigentes de la misma, ya sea el caso de Diego Cañamero o Manuel Ro