El secretario general de Juventudes Socialistas de Andalucía, Juan Carlos Ruiz Fuentes, ha calificado hoy de "inquietante la buena sintonía de los empresarios y Rajoy", al tiempo que ha exigido a éste que "no les escuche en su petición de abaratar el despido", algo que solo traería "más paro y peores condiciones laborales para los trabajadores. Así, Ruiz Fuentes ha asegurado que esto sería "sobre todo catastrófico para los jovenes españoles y andaluces, los que más sufren la precariedad laboral".

 Reforma laboral prevista 
Ruiz Fuentes ha realizado estas declaraciones al hilo de las informaciones aparecidas durante los últimos días en los medios de comunicación sobre la reforma laboral que el nuevo presidente del Gobierno español tiene supuestamente prevista aprobar antes de la finalización del primer trimestre de 2012.

"Una humillación para el trabajador"
Según el secretario general de los jóvenes andaluces, las condiciones que desdela CEOEse están planteando son "una humillación para el trabajador", al tiempo que que ha calificado a los empresarios españoles como "malos asesores" para cualquier reforma laboral que se emprenda en este país, porque "solo buscan el bien propio y nunca el de todos".

Contrarrestar el ultraliberalismo
Por el contrario, Ruiz Fuentes ha solicitado un mayor protagonismo de los sindicatos en la citada reforma laboral, ya que, en palabras suyas "hace falta contrarrestar las ideas de la patronal de eliminar en buena medida las indemnizaciones por despido, lo que haría vivir al trabajador siempre con la espada de Damocles sobre su cabeza". El secretario general de de JSA ha asegurado en este sentido que es necesaria en la negociación la acción de los sindicatos para contrarrestar el "ultraliberalismo capitalista dela CEOE".

Dar pasos atrás
De ese mismo modo se ha expresado muy crítico con el concepto de ‘minijob’ que desde la propia CEOE se lanzó hace unos días: “Es más de lo mismo, dar pasos atrás y rebajar los derechos de los trabajadores. Esa idea lo único que provocaría es trabajar las mismas horas para cobrar la mitad, mientras el empresario se lucra el doble”.