"La dejadez de funciones de los gobiernos central y autonómico con Andalucía convierten el desarrollo industrial de la Comunidad en una mera utopía". Es el contundente diagnóstico de UGT Andalucía tras constatar que el Índice de Precios Industriales de Andalucía, conocido este lunes, se sitúa en 103,6 lo que significa que "no solo es ya de por sí muy inferior al de las CCAA más avanzadas en este aspecto (Baleares: 115,8 o Madrid 114,9) sino que sigue reduciéndose de forma alarmante". Durante el pasado mes de diciembre, el IPI andaluz descendió un 3% con respecto al mes pasado, 2,3 puntos más del descenso alcanzado a nivel estatal. La caída en el precio de los productos energéticos (-8,2%) ha sido el principal responsable de este nuevo retroceso en los precios del sector industrial andaluz. Por el contrario, solo los bienes de equipo (0,1%) vieron incrementados sus precios. De esta forma y según informa UGT en un comunicado, con la inclusión de los datos relativos al mes de diciembre, la tasa interanual del IPI cae hasta el -5,5%, cinco décimas por debajo del -6% registrado durante noviembre de este mismo año y 3,3 puntos por encima de la caída de precios obtenida por el conjunto del Estado. El descenso interanual de los precios de la industria andaluza vuelve a ser tan importante que solo ha sido superado por Canarias (-6,4%). UGT Andalucía vuelve a denunciar el ínfimo o nulo desarrollo industrial que se da en nuestra Comunidad Autónoma y que, cada mes que pasa, "no hace más que agrandar la brecha real" que, en esta importante materia, tenemos con respecto a las CCAA más avanzadas y en comparación con el conjunto del Estado. Andalucía –opina el sindicato– precisa, "de forma urgente, una clara apuesta por nuestra industria de forma que los agentes con más responsabilidad en ello, den ya el paso adelante". UN PANORAMA DESOLADOR En primer lugar, "nuestros empresarios tienen que ser concientes de que, en el medio y largo plazo, únicamente los proyectos industriales terminan generando riqueza para el conjunto de la sociedad". Por ello, la organización de clase cree que es preciso huir de forma definitiva de la "cultura del pelotazo" y de las "inversiones especulativas" y emprender proyectos que generen riqueza real. En segundo lugar y muy relacionado con lo anterior, "para que dichos proyectos de inversión se puedan llevar a cabo es precisa la colaboración de nuestras entidades financieras. Todo lo que en su día fueron facilidades para la concesión de créditos al sector inmobiliario y que terminaron provocando la tristemente famosa "burbuja inmobiliaria", lo deben ser ahora para la financiación de proyectos industriales". En tercer lugar, "la deuda histórica que, en materia de industrialización, tiene España con Andalucía tiene que ser abonada ya de forma inmediata". El Ejecutivo Central, considera UGT, "es el principal responsable de comenzar a poner en marcha ya medidas que contribuyan a potenciar esta actividad en Andalucía y, de esta forma, a saldar esta intolerable deuda con la economía andaluza". Por último, el Gobierno de la Junta de Andalucía, cuya dejación de funciones es alarmante y que, en materia de desarrollo industrial, no ha hecho nada durante toda esta legislatura. A pesar de las múltiples promesas electorales, el desarrollo industrial de Andalucía continúa sin ser una prioridad para este Gobierno y así ha quedado plasmado en los Presupuestos andaluces para este año. Incluso antes del estallido de la burbuja inmobiliaria que sirvió de origen a la actual crisis económica en la que continuamos inmersos, desde UGT-A ya se advertía "de lo importante que resultaba para nuestra tierra iniciar un importante proceso de cambio modelo productivo. Desgraciadamente, fuimos desoídos y ahora estamos pagando las consecuencias de ello".