La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Granada han alcanzado un acuerdo sobre el Metropolitano que supone cerrar los últimos escollos sobre esta infraestructura. El consistorio ha renunciado a que el tráfico rodado pase soterrado por el barrio del Zaidín, lo que encarecía aún más la obra y prolongaba los trabajos de construcción. A cambio tendrá más flexibilidad para realizar sus pagos.

Penúltimo enfrentamiento
Era el penúltimo enfrentamiento entre las dos administraciones por las obras del Metro. Aunque el acalde de la capital no pretendía renunciar a que el cruce con el tráfico rodado por la calle Andrés Segovia se hiciera en superficie, ahora lo admite en beneficio de acortar el periodo de obras.

El primer trimestre de 2014 se podrá utilizar
De este modo se renuncia a la construcción de un túnel que pretendía evitar el colapso de tráfico, lo que ayudará a que en el primer semestre de 2014 los granadinos pueden estar utilizando las líneas del Metropolitano.