Algo está cambiando en la cultura interna del Partido Popular. Lo que no consiguió el caso Gürtel o el caso Bárcenas lo están consiguiendo casos como el del blanqueo de dinero en el grupo municipal del partido en Valencia o las últimas revelaciones del caso Púnica en Madrid. La novedad interna es que ahora sí está habiendo un reconocimiento expreso de que hay 'golfos' en el partido, donde algunos de sus dirigentes, entre ellos el presidente en Andalucía, parecen haber tomado súbitamente conciencia de que la corrupción es más profunda de lo que ellos mismos decían en público y puede pasarles una factura mucho mayor de la que hasta ahora presagiaban las encuestas. Nunca hasta ahora se le habían escuchado a al presidente del PP-A, Juanma Moreno, palabras tan contundentes para hablar de los corruptos de su partido. Las escucharon ayer sus compañeros de Jaén, donde Moreno se mostró "harto de tener que dar explicaciones por los demás" en casos de "comportamientos que no son ejemplares y avergüenzan", al tiempo que ha asegurado que su partido "va a echar uno por uno a todos los golfos" que entren para aprovecharse de él. LAS PALABRAS Y LOS HECHOS Así se ha pronunciado en su intervención en la clausura de la Junta Directiva Provincial del PP en Jaén, donde ha reivindicado a la "buena gente" que integra esta formación, sus militantes, concejales y alcaldes, que son los "protagonistas" y muestra de "sacrificio, entrega y compromiso" en una "vocación de servicio". "¿Quién os va a hablar a vosotros de corrupción?, ¿quién os va a dar lecciones de honestidad?", ha preguntado al auditorio, ante el que ha valorado la labor de los cargos 'populares' tratando de sacar a las instituciones "de la herencia" recibida "normalmente del PSOE y sus aliados". No obstante, la contundencia verbal del líder del PP no siempre va a acompañada de los hechos. Moreno sigue defendiendo, aunque cada vez con más dificultades, la conducta de la diputada y exalcaldesa de Jerez María José García Pelayo, cuyo aforamiento ante el Tribunal Supremo ha logrado demorar su cita con el banquillo, donde se sentarán varios responsables del Ayuntamiento jerezano por adjudicar irregularmente a empresas de la Gürtel la participación municipal en la Fitur, en 2004. Donde la justicia ha venido viendo un caso más de prevaricación y malversación de fondos públicos, la dirección del partido insiste en ver meras irregularidades administrativas. ECHAR A TODOS LOS GOLFOS No obstante, Moreno admitió que a veces se hacen "cosas que no están bien" que "son noticia" y ante la que "no nos escondemos" porque, "desgraciadamente, ha habido golfos que han venido a aprovecharse" de las "nobles siglas" del PP con "comportamientos que no son ejemplares y avergüenzan". Ante esos casos, según ha dicho, su formación está dispuesta "a dar la cara, ahora y siempre" y "va a echar uno por uno a todos los golfos que entren" en ella y que vengan a "ensuciarla". "Estamos hartos, y yo el primero harto, de tener que dar explicaciones por los demás. Yo no pienso dar explicaciones por los demás, que cada uno responda", ha aseverado para añadir que en Andalucía serán "contundentes" con quien "intente sobrepasar las líneas de la catadura moral y de la ética". Ha afirmado, eso sí, que no van "a permitir lecciones de quien todas las semanas mancha el buen nombre de nuestra tierra", con "casos irregularidades" y donde "el rigor y la transparencia no han sido ejemplo". El dirigente 'popular' ha aprovechado la cercanía del 28 de febrero, además, para pedir al PSOE que "no utilice símbolos que son de todos los andaluces en beneficio propio". Moreno ha solicitado al PSOE, igualmente, que sea "consecuente" y se ha cuestionado cómo se puede impulsar "con una mano" una campaña que defiende "la integridad de España", mientras con la otra "apoyar al candidato a la Presidencia que negocia con los independentistas el derecho de autodeterminación". En esta materia y con el escenario de "incertidumbre política", ha dicho ser "realista pero optimista" sobre la posición del PP y ha agregado que van a luchar "hasta el último minuto en reclamar algo que es justo": un gobierno de "la primera fuerza política". Así, ha recalcado que ganaron las elecciones generales con más de siete millones de votantes que hacen de él "un partido, muy fuerte" y "con las ideas muy claras" NO A LA DERIVA POPULISTA "Este partido, pase lo que pase el próximo 2 de marzo, va a ser dique de contención de las derivas independentistas y populistas del que sea. No se va a permitir rupturas de España ni se va a permitir políticas que rompan la convivencia de los españoles", ha subrayado no sin recordar que cuentan con mayoría en Senado para "evitar cualquier reforma constitucional que no tenga el consenso y el sentido común" que demandan los ciudadanos. Asimismo y a pesar de esa incertidumbre, ha comentado movimientos y actitudes que ya observa, de modo que hay fuerzas políticas emergentes, como Podemos", que "quieren más gasto público y más impuestos" que, a su juicio, soportarán las clases trabajadoras y medias. También algunos "se empiezan a intentar repartir" Ministerios y quienes "venían a regenerar la política tienen comportamientos nada ejemplares". "Hoy hemos conocido que otro alcalde, cercano a ese movimiento, como el señor Ribó se ha gastado 7.000 euros en un encuentro con alcaldes también de su misma formación, dinero público", ha señalado Moreno VULVE EL RODILLO SOCIALISTA Por otro lado, ha instado a Susana Díaz a no usar como "burladero las instituciones para refugiarse". Ha dicho entender las "ambiciones" que pueda tener, pero no que se usen las administraciones para ello, punto en el que ha criticado que el debate "muy importante" sobre política general andaluza vaya a coincidir "por su voluntad" con el de investidura del candidato a la Presidencia del Gobierno. A su juicio, puede busca "tapar la ineficiencia e incompetencia de su gestión" u utilizar esa tribuna "como escenario y contraponer su proyecto político ante el de su adversario político interno, el señor Sánchez". "Sea para lo que sea no está bien", ha zanjado. Finalmente y sin dejar el ámbito autonómico ha destacado que el PP-A va aseguir trabajando para mejorar las condiciones de vida de los andaluces tratando de sacar iniciativas adelante a pesar "del rodillo socialista". Como ejemplo, ha aludido a "la nueva batalla por la justicia fiscal" para pedir la reforma, vía bonificación del 99 por ciento, del impuesto de sucesiones y donaciones. Hasta el momento, son ya más 33.000 las firmas que han recogido. Sobre este asunto, además, ha lamentado que en la Comisión de Hacienda de este jueves C's votara en contra de la iniciativa que su partido presentó en esta materia. Por ello y tras expresar su consideración a Albert Rivera, que viene "a Andalucía a lucir palmito", le ha instado a explicar "por qué Ciudadanos actúa de una manera en Madrid, Castilla y León o La Rioja que en la comunidad andaluza". "Me gustaría saber por qué hay un doble rasero a la hora de tratar al PP y al PSOE", ha resaltado.