El presidente del PP-A y candidato a la Presidencia de la Junta, Juan Manuel Moreno, ha mantenido este viernes que "no es el mismo sacrificio" el que tendrá que hacer él para llegar a presidir la comunidad que el que ha realizado la actual presidenta, Susana Díaz, que "ni siquiera ha pasado por las urnas". "Ella tiene unas dosis de suerte increíble y yo voy a tener que esforzarme a tope", ha añadido.

Díaz tiene "mucha" suerte
En una entrevista en Canal Sur Radio, Moreno ha dicho que para llegar a San Telmo, además de trabajo y ganas hay que tener "suerte" porque "la vida es la conjunción del trabajo y el esfuerzo y la suerte" y de esa -ha asegurado- Díaz tiene "mucha".

Polémicas sobre su nombramiento
Moreno ha defendido que el PP-A está "preparado para seguir y crecer" porque es un partido "ganador y de mayorías", como demuestra que ya gestione los intereses del 60 por ciento de los andaluces en los municipios y ha negado que después de las polémicas suscitadas en torno a su nombramiento, pueda haber poco entusiasmo en la formación.

Objetivo
Moreno ha insistido en que su objetivo es alcanzar "por fin" una "alternancia" en el Gobierno regional y ha dicho que quiere que la misma sea "en positivo y sumando". "La alternancia es sana y positiva en democracia", ha añadido el nuevo líder de los 'populares' andaluces para quien su estratega es "sencilla": "visitar a todos, sector a sector, a todos voy a tender la mano y ser correa de transmisión y voy a ofrecer un partido permeable y, territorialmente, también voy a visitar todos y cada uno de los rincones de Andalucía".

Necesita tiempo
Moreno ha asumido que para eso se necesita tiempo pero ha incidido en que su "objetivo fundamental" es ganar las próximas elecciones y ha vuelto a referirse a un posible adelanto electoral aseverando que Díaz y su equipo "probablemente ya estén pensando en convocar elecciones anticipadas por interés electoral". "Ella es consciente de que a medida que pasan los meses yo me voy a ir consolidando como líder y como alternativa pero el PP esta preparado y no estamos a mucha distancia", ha mantenido el dirigente del PP-A, que ha subrayado que su partido está "a seis puntos del PSOE pero con una bolsa de abstención de un 40 por ciento", por lo que cree que "tensionando" a su electorado, si consigue "remover a un 6 por ciento", gana las elecciones".