Si Diego Valderas es elegido por el Parlamento de Andalucía para ocupar el cargo de nueva creación de Comisionado de la Memoria Histórica y Democrática no será con los votos de su propios compañeros. En Izquierda Unida ha sentado como un tiro una propuesta que, en cambio, el propio interesado ve con buenos ojos, pues no en vano él fue el principal artífice y promotor de la Ley de Memoria durante la pasada legislatura, cuando PSOE e IU gobernaron en coalición. Valderas fue en esa etapa vicepresidente de la Junta y consejero de Relaciones Institucionales y Administración Local.

Este lunes se conocía que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, va a proponer, durante su comparecencia este miércoles ante el Pleno del Parlamento para abordar la situación de Andalucía, la creación del nuevo cargo, cuyo titular sería elegido por la Cámara. Ayer por la tarde, la Dirección Colegiada de IU Andalucía pedía formalmente a Valderas que, en ningún caso, asumiera un cargo de responsabilidad política que no ha sido "propuesto por nuestra organización y que se ha hecho a espaldas de la misma".

No es el cargo, es el nombre

Es probable que si la propuesta hubiera partido de Díaz sin ligarla al nombre de Valderas, el coordinador de IU, Antonio Maíllo, no hubiera visto tan negativamente la idea, pues a fin de cuentas la existencia misma de un Comisionado podría servir para reforzar la propia ley, aprobada sin ningún voto en contra en el Parlamento.

Pero es que, además del hecho de que el PSOE gobierna con Ciudadanos y de que IU está en un avanzado proceso de confluencia con Podemos, Maíllo está muy distanciado políticamente de su antecesor en el cargo. Valderas se ha pronunciado reiteradamente en contra de esa confluencia, que él interpreta como una mera absorción de la debilitada IU por parte de Podemos.

La ruptura

Aun así, las diferencias entre ambos vienen de mucho más lejos, casi desde el momento en que Maíllo fue elegido en 2013 coordinador de IU, con el respaldo por cierto de Valderas. Mientras que este se sentía cómodo con la coalición con el PSOE, Maíllo se mostraba cada día más reticente. Cuando en diciembre de 2014 la Asamblea de IULV-CA aprobaba darle un ultimátum al PSOE según el cual el pacto de gobierno se sometería unos meses después a un referéndum entre la militancia, Valderas consideró que esa decisión era un error.

Seguramente tenía razón: Susana Díaz utilizó ese desafío de su socio como argumento –o como excusa– para romper el pacto y adelantar elecciones, una convocatoria que pillaba en un mal momento a IU. Valderas pensaba que ese ultimátum habría que haberlo materializado más tarde, cuando Díaz no tuviera margen legal para adelantar las elecciones porque los plazos de la ley electoral no se lo habrían permitido, dado que en mayo de 2015 había elecciones municipales.

Cambiar la ley

El Gobierno andaluz, admite que se tendría que llevar a cabo una modificación de la ley para crear el nuevo cargo, pero entiende que pocos candidatos tendrían mayor cualificación política que Valderas para ocuparlo, por lo que fácilmente contaría con el beneplácito de una amplia mayoría del Parlamento.

No será así, pues además del rechazo de IU, el PP también ha acogido mal la iniciativa, en la que ve nada menos que “una puerta giratoria” para rescatar a Valderas, hoy retirado de la política activa y dedicado íntegramente a su familia y a escribir un libro sobre su experiencia de toda una vida dedicada a la vida pública.

Una trampa

La posición de IU, a su vez, no puede ser más contraria: “Es una trampa de Susana Díaz con la complicidad de Diego Valderas para blanquear su posición política y su pacto con Ciudadanos", han dicho a Europa Press fuentes de la coalición. Consideran que la propuesta quiere “meter los dedos” en el debate interno de IU.

Según IULV-CA, Susana Díaz contactó este domingo con su coordinador general, Antonio Maíllo, para trasladarle su intención, pero este considera que la presidenta de la Junta "no fue honesta" en su conversación con él porque no intentó "recabar la opinión" del coordinador general de IULV-CA, sino que se limitó a "comunicar una decisión ya tomada".

Marín lo ve bien

En cambio, el presidente y portavoz de Ciudadanos en el Parlamento andaluz, Juan Marín, sí vería con buenos ojos la designación de Valderas: ”Sería una buena decisión”.

La presidenta, mientras tanto, ponía en valor el "prestigio" del exvicepresidente de la Junta, que tiene “el reconocimiento social y el de todas las fuerzas políticas, fue presidente del Parlamento, vicepresidente del Gobierno andaluz y, lo más importante, la persona que impulsó la Ley de Memoria que ahora ha visto la luz".

Apoyo de CCOO

Algo parecido piensa la recién elegida secretaria general de CCOO-A, Nuria López, que aplaudió la propuesta por ser Valderas "una persona que tiene en su haber una trayectoria de lucha y reivindicación".

"Reconocer la trayectoria, el compromiso con Andalucía y con la memoria de los andaluces que lucharon por la libertad y la autonomía no sé si es una 'puerta giratoria'. Quizás hay otras 'puertas giratorias', como las del expresidente de Bankia Rodrigo Rato u otros dirigentes del PP, que son mucho más peligrosas para los andaluces", dijo López.