Izquierda Unida y el Partido Comunista de Andalucía promoverán acciones en los ayuntamientos que gobiernen para que los ciudadanos que entiendan que no se está cumpliendo con el programa electoral tengan capacidad para revocar el mandato a la mitad de la legislatura.

Codecisión de los ciudadanos
El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, entiende que "una democracia avanzada y representativa salta al terreno de la codecisión con el conjunto de los ciudadanos". Actualmente "hay un escenario de mayor nivel de control, y los cargos tienen que estar dispuestos a ser revocados si su gestión no es la correcta", para entender que "no tiene que estar en el conjunto de una fuerza política, sino en las leyes, para que esos procesos revocatorios se puedan hacer, en un momento en el que la sociedad pide firmeza ante la corrupción.

Expulsar de la vida pública
Sería una propuesta mediante la que "se podría expulsar de la vida pública a aquellos cargos públicos que no tienen comportamiento ético ante la sociedad", señaló Valderas, para añadir que otra de las propuestas lanzadas desde su partido pasa por que los ayuntamientos se nieguen a despedir a empleados públicos cuyas empresas pasen a ser privatizadas.

Negativa a despedir a funcionarios municipales
Se trata, dijo, "de una resistencia feroz para impedir que los empleados públicos decrezcan en el conjunto de nuestra comunidad, y la Ley de Sostenibilidad de la Administración Pública pone en peligro a más de 200.000 empleados en el conjunto del estado". Con todo, se mostró confiado en los resultados que su partido puede cosechar en las próximas elecciones, para sostener que «IU está llamada a ser en los municipios del conjunto de Andalucía una fuerza decisiva, con deseos de gobernar y cambiar el mapa municipalista en nuestra comunidad autónoma».

Caso Monago
Por otra parte, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, abogó por abrir una comisión de investigación que aclare si el presidente extremeño, José Antonio Monago, realizó viajes particulares con cargo al Congreso. Valderas mantiene que Monago tiene que aceptar que "cuando la ciudadanía vea que no hay comportamientos éticos hay que entrar en un proceso de investigación profundo".

Comisión de investigación en Extremadura
"Monago debe estar abierto a cualquier proceso de investigación profundo para aclarar si las denuncias que se han puesto encima de la mesa van en la dirección de que ha tenido un comportamiento carente de ética y aprovechamiento de lo público o están en una línea equivocada», dijo. Por ello, manifestó que es necesario «abrir puertas y ventanas a una comisión de investigación, un proceso de investigación en Extremadura".