La paciencia se ha agotado ya con respecto a las invectivas que semana sí, semana no, lanza el obispo de Córdoba a través de sus provocadoras cartas pastorales. Sus opiniones ultras contra feministas, abortistas, gays y políticas no conservadoras han tenido siempre respuesta, pero no tanto como la que acomete ahora IULV-CA a través de su Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (Aleas)


Campaña en redes sociales
La coalición harta ya del obispo de su provincia ha decidido poner en marcha una campaña en las redes sociales en la que pide la dimisión del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, por sus declaraciones en contra de ideología de género. Con el hashtag #DemetrioDimite, IULV-CA pretende visibilizar "la intolerancia religiosa" hacia todo aquello que signifique libertad, derechos, felicidad y emancipación social.


Cuestionar la dignidad personal
Aleas-IU pide en su boletín al obispo de Córdoba "que no vuelva a cuestionar la dignidad de las personas, tengan la orientación sexual que tengan, para evitar instigar la intolerancia y marginación social de colectivos como el de transexuales".

Indocumentado
También le solicita que "se documente mejor, en base a datos científicos, para hacer afirmaciones sobre la familia y el matrimonio". "Aleas-IU Andalucía respeta la interpretación y defensa de la familia católica que hace dicha comunidad, pero le exige que, en libertad, eviten imponer al resto de la sociedad las formas de entender la familia y el matrimonio", afirma.

Que se preocupe más por los problemas "sociales"
De igual modo, Aleas-IU demanda al obispo de Córdoba que se  manifieste "un poco más" por las injusticias sociales que tienen su causa en el sistema económico capitalista actual "que son las que destruyen familias y generan sufrimiento social como los desahucios, el desempleo, la exclusión y la explotación sexual o laboral".

Petición a sus cargos para que lo censuren
En consecuencia, IULV-CA va a pedir a todos sus cargos y representantes institucionales que censuren en los foros públicos, como los plenos municipales o el Parlamento autonómico, las manifestaciones que generen "odio, intolerancia y/o discriminación a minorías sociales como las que conforma el colectivo LGBT".