Izquierda Unida defenderá el próximo jueves una proposición no de Ley en la Comisión de Presidencia e Igualdad del Parlamento andaluz en la que pide que la Cámara repruebe a José María Arenzana, consejero del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) a propuesta del PP-A, por su "intolerable comportamiento, que ha motivado su condena firme como autor de las faltas de vejación y amenazas contra otro miembro del Consejo Audiovisual, en la sede de la institución y al terminar una sesión de trabajo".

Insultos, amenazas e intento de agresión
En la iniciativa IULV-CA recuerda que el 17 de junio de 2011 tuvo entrada en el Parlamento la solicitud de amparo dirigida por la presidenta del CAA, Emelina Fernández Soriano, en nombre de Eduardo Castro Maldonado, consejero a propuesta de IULV-CA, por los "graves insultos, amenazas e intento de agresión de que había sido objeto en la sede de dicha institución al término de una sesión de trabajo por parte del también consejero José María Arenzana, hechos que fueron a su vez denunciados por el interesado ante los tribunales de justicia".

Condenado
El 18 de mayo de 2012, e, imponiéndole la pena de 20 días de multa por cada una de ellas, con la responsabilidad penal subsidiaria de privación de libertad en caso de impago, según recuerda IULV-CA.

Condena ratificada tras recurrirla
Asimismo, la formación de izquierdas apunta que, recurrida en segunda instancia por el condenado, esta sentencia fue ratificada en todos sus términos en sentencia firme emitida el 8 de agosto por la Audiencia Provincial de Sevilla, que daba por "probadas" las vejaciones y las amenazas sufridas por el denunciante, basándose tanto en su propia versión de los hechos como en los testimonios de otras seis personas que los presenciaron: cuatro consejeros y dos trabajadores del organismo regulador.

Reiteraciones
IULV-CA argumenta que "la actitud irrespetuosa e intolerable" de Arenzana no se circunscribe únicamente al incidente por el que ha sido finalmente condenado en firme por la justicia, sino que, tal y como recuerda la solicitud de amparo de Castro, "se ha venido reiterando con demasiada frecuencia y hacia diferentes destinatarios a lo largo de los siete años de existencia del Consejo Audiovisual, constituyendo una flagrante violación del código ético que los miembros de dicha institución firmaron en su día".

Actitud intolerable
Finalmente, la federación de izquierdas considera que el mandato de los consejeros "no puede ser compatible con una condena como ésta, ya que se trata de una actitud intolerable cuya responsabilidad no puede quedar circunscrita al ámbito penal-privado, sino que tiene que extenderse al ámbito político, al haberse incumplido flagrantemente el mandato representativo que el Parlamento otorgó al señor Arenzana".