Nadie sabe con certeza cuándo se hará efectiva la ruptura, pero es difícil imaginar que la situación sea reversible. Ambas partes han ido demasiado lejos: tanto que ninguna de las dos puede volver atrás. IU no puede negarse a sí misma prometiendo que renuncia a la consulta entre sus militantes sobre la continuidad del Gobierno y Susana Díaz no se ha dejado margen alguno a sí misma para poder dar por buena otra salida que no sea esa negación por IU de sí misma y que IU no puede darle. Dentro de la federación ha sucedido lo que cabía esperar. Los dirigentes provinciales de Izquierda Unida hacen piña con su coordinador regional, Antonio Maíllo, en su defensa de la continuidad de un pacto de gobierno que hoy por hoy está moribundo. Quien explicó el acuerdo fue el portavoz parlamentario, José Antonio Castro, que auguró un escenario de fuerte inestabilidad política si el PSOE decide romper "unilateralmente". Los coordinadores provinciales de IULV-CA han expresado este miércoles su apoyo unánime al coordinador regional, Antonio Maíllo, en su apuesta por la continuidad del pacto con el PSOE-A en la Junta para agotar la legislatura y han compartido su diagnóstico de que no existen "razones objetivas" para un posible adelanto de las elecciones autonómicas en Andalucía. Así lo han mostrado en la reunión que han celebrado por espacio de tres horas en la sede regional de IULV-CA en Sevilla en la que han participado todos los coordinadores provinciales a excepción de Luis Segura, de Jaén, además del vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, y el consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez. Según ha explicado a los periodistas el coordinador provincial de IULV-CA en Huelva, Pedro Jiménez, al término de la reunión, este encuentro ha evidenciado el "apoyo unánime" al posicionamiento de Maíllo, que apuesta por la continuidad del pacto para agotar la legislatura porque no existen "razones objetivas" para un adelanto electoral. Tras señalar que el asunto del posible convocatoria de un referéndum sobre la continuidad del pacto en junio "no se ha abordado" en la reunión porque "ya fue objeto de debate" en la Asamblea de diciembre, Jiménez ha expresado su preocupación ante la posibilidad de que "se rompa" el pacto de gobierno "sin explicación". Si bien, ha dejado claro en cualquier caso que en IULV-CA "estamos preparados para las elecciones y no tenemos ningún problema porque Maíllo es un líder solvente y fuerte que tiene el apoyo de toda la organización". NO SOMOS TONTOS El coordinador general de IULV-CA, que ha declinado hacer declaraciones al término de la reunión, sí atendía a los medios antes del inicio de la misma. Aseguraba entonces que no hay argumentos "sólidos" para adelantar las elecciones y que los andaluces "no somos tontos". "No cuela cualquier cosa", añadía el dirigente de izquierdas. Tras explicar que en la reunión con los coordinadores provinciales se busca hacer una "reflexión conjunta" sobre la situación actual, Maíllo ha asegurado que IULV-CA no está en "cálculos electorales", sino que su preocupación radica en "cumplir los acuerdos para resolver los problemas de la gente". Ha apuntado que su organización está esperando que el PSOE-A concrete en que se fundamenta la supuesta "inestabilidad", al tiempo que ha afirmado que "los estados de ánimo de las personas no pueden determinar el destino de una comunidad que tiene más de ocho millones de habitantes". "Tenemos que ser más responsables", ha zanjado. Sobre este asunto también se han pronunciado a su llegada a la reunión los coordinadores provinciales de Almería, Cádiz, y Sevilla, Rosalía Martín, Manuel Cárdenas y Manuel Gutiérrez Arregui, respectivamente, y el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas quienes han mostrado su total respaldo a Maíllo. Valderas, que ha sido el más escueto de todos, ha indicado que el apoyo al coordinador general de IULV-CA es "indiscutible", mientras que la responsable almeriense ha dicho que no ve "ningún motivo aparentemente con solvencia y cierta sostenibilidad" para que la presidenta de la Junta pueda decidir un adelanto electoral. Manuel Cárdenas ha defendido que IULV-CA trabaja "día a día" por el cumplimiento del acuerdo del gobierno y que apuesta por tanto por la "estabilidad" del Ejecutivo. En la misma línea, Gutiérrez Arregui ha insistido en que no hay motivos para un adelanto y que "tendrán que asumir responsabilidades" quienes vayan en esa dirección. LA CASA ALQUILADA Por su parte, el portavoz parlamentario de IULV-CA, José Antonio Castro, ha advertido este miércoles de que si se produjera una ruptura del pacto de gobierno de manera unilateral por parte del PSOE-A, se abriría "un gran ciclo de inestabilidad política" en Andalucía como no se conocía hacía décadas y que superaría al propio ámbito de esta comunidad. En rueda de prensa, Castro ha querido dejar claro que IULV-CA ni desea ni trabaja por la ruptura del pacto. Preguntado sobre si esa advertencia que hace significa que su formación no volvería a pactar con el PSOE-A ni tras unas elecciones autonómicas ni en los ayuntamientos tras los comicios locales, Castro ha recurrido a una metáfora para responder: "si alguien me echa de la casa que teníamos alquilada de mala manera y sin una justificación objetiva, ¿al día siguiente me va a llamar para que alquilemos otro piso?". Ha indicado que no se trata solo de la relación entre el PSOE-A e IULV-CA, sino de que si se rompe el acuerdo de gobierno se abre un "escenario de inestabilidad política", en el corto, medio y largo plazo, en Andalucía y se ha remitido al escenario que "pintan" las encuestas. "No hacemos ninguna amenaza ni chantaje, estamos constatando una realidad: si se rompe unilateralmente el acuerdo de gobierno, se abre un formidable ciclo de inestabilidad política en nuestra tierra que alguien tendrá que explicar", ha sentenciado el portavoz de Izquierda Unida, quien se ha preguntado por qué se rompe un acuerdo de gobierno en beneficio de los andaluces antes de unas elecciones municipales. Se ha mostrado convencido de que la inestabilidad que irradiaría esa ruptura del pacto no se quedaría circunscrita a Andalucía y ha insistido en que eso tendría que explicarlo quien opte por la ruptura de un acuerdo de gobierno que va en beneficio de la mayoría. Ha querido dejar claro que IULV-CA, que está muy "tranquila", sigue trabajando y confía plenamente en la tarea del Consejo de Gobierno andaluz y ha puesto en valor el hecho de que se aprobaran ayer dos leyes de gran trascendencia. Castro ha indicado que a Izquierda Unida no le da miedo la aplicación efectiva y al cien por cien del acuerdo de gobierno. En este sentido, se ha mostrado convencido de que no hará falta convocar un referéndum a las bases de IULV-CA sobre la continuidad o no en el Ejecutivo andaluz, porque se van a cumplir los compromisos asumidos con los andaluces en relación con la materialización de las  políticas que se necesitan frente a la crisis. "No voy a entrar al trapo de un no referéndum", ha apuntado Castro. Asimismo, ha señalado que Izquierda Unida "es gente de palabra y responsable" y "creemos que quien firma con nosotros también es gente responsable y de palabra". Ha indicado que creen y confían en un Consejo de Gobierno al que todavía le queda "mucho por delante" y les preocupa que medidas que están pendientes en beneficio de la mayoría social caigan en "saco roto" si no se ejecuta el pacto de gobierno. Para Castro, no estamos ante un eventual o posible adelanto electoral, sino que estamos "ante una posible o eventual ruptura del acuerdo de gobierno", que sería unilateral por parte del PSOE-A.