Las situaciones penitenciarias y circunstancias colaterales de Isabel Pantoja y el ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, están protagonizando numerosas noticias de este asfixiante y tórrido verano. Si recientemente se conocía que la salud de Muñoz es tan delicada que incluso peligra su vida y que ello provocó la concesión del tercer grado, esta semana pasada ha sido la tonadillera la que no volvió a la prisión y quedó ingresada en un centro hospitalario tras permanecer una semana en libertad.

La presa líder de la protesta es trasladada de prisión
Ambas circunstancias de levedad carcelaria han generado distintas reacciones desde numerosos ámbitos y colectivos. Desde ELPLURAL.COM se informó de posibles tratos de favor a Isabel Pantoja y recogimos las acusaciones de algunos sindicatos que denunciaron favoritismos a la tonadillera en la prisión sevillana. Ahora la gota que puede colmar el vaso puede ser el hecho, anunciado por el diario "El País", que informa de que la presa que protagonizó de forma más directa la protesta en contra de posibles tratos de favor recibidos por Isabel Pantoja en prisión, podría haber sido "castigada" por ello por Interior. . Pues bien De hecho Cristinela G.S., que así se llama la reclusa, ha sido aislada y trasladada de la prisión sevillana de Alcalá de Guadaira. Dicho se ha producido por una petición expresa de Instituciones Penitenciarias.

Aplauso a los funcionarios que denuncian posibles privilegios
Habría que recordar que Cristinela G.S. tras alentar la protesta de un centenar de presas contra las supuestas medidas de favor a Pantoja, protagonizó también el gesto de aplauso y aprobación en el comedor en favor de 56 funcionarios del centro que denunciaron por escrito ante la Delegación de Gobierno de Andalucía esta situación de favoritismo. En este centro penitenciario son 60 los funcionarios existentes, lo que demuestra que es la inmensa mayoría de los trabajadores de la prisión quienes critican estas posibles irregularidades.

Traslado disciplinario a la cárcel de El Puerto de Santa María
Esta protesta y gestos de rebeldía podrían haber desembocado en la decisión firmada por Isabel Cabello, directora del centro, de traslado de la presa contestataria a otro centro penitenciario, en concreto el situado en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María. ¿Razones para esta medida disciplinaria? Pues entender que Cristinela G.S. “se erigió en portavoz de un grupo de internas con el objetivo de menoscabar la seguridad y el buen orden”. De hecho la decisión es adoptada por la directora basándose en un informe de un educador en el que se expresa que Cristinela G. S. "enardeció al resto de la población a que aplaudieran y vitorearan en el comedor”, algo calificado como actitud “desafiante y agresiva” de la reclusa.

Defienden el comportamiento de la reclusa y lo tildan de "impecable"
Por su parte la presa "castigada" ha afirmado que “nadie me obligó a pedir un homenaje con un aplauso a los 56 funcionarios que nos defienden. No he amenazado a ninguna compañera para que aplaudiera. Lo hicieron porque quisieron. Yo lo volvería a hacer. Hay algunos funcionarios que lo están pasando muy mal”. En defensa de la reclusa rebelde han salido los propios funcionarios de su ya antigua prisión de Alcalá de Guadaira. Fuentes de los trabajadores de la cárcel sevillana aseguran que la actitud y el comportamiento de Cristinela en el centro ha sido "impecable". Las mismas fuentes no dudan en tildar de "intento de la dirección de acallar las voces críticas y a los funcionarios que han denunciado el favoritismo con la tonadillera”.