El secretario general del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, ha instado hoy al PP de Málaga a la rebelión contra la reforma de la ley del aborto que propone el Gobierno de Mariano Rajoy. En la rueda de prensa previa a la reunión de la Comisión Ejecutiva Provincial (CEP) con la que los socialistas han arrancado el año, Heredia ha pedido al PP “que se una a nosotros con el objetivo de parar esta ley que representa lo peor de un gobernante: recortar las libertades, de las mujeres en este caso”.

¿Dónde está Bendodo?
Acompañado de la presidenta del PSOE malagueño y portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, María Gámez, y del secretario de Organización, Cristóbal Fernández, Heredia ha defendido el derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad y ha criticado que “lo que era derecho ahora será delito”. “El PP de Málaga tiene que decidir si está a favor o apoya semejante involución. A Francisco de la Torre lo hemos escuchado: sí. A Bendodo todavía no. Insto al presidente del PP a que se exprese públicamente. Celia Villalobos ha reclamado libertad de voto. Le pedimos que si logra esa libertad y la ejerce, se una a los socialistas en el Congreso y vote en contra. Igual al resto de diputados y diputadas, de senadores y senadoras del Partido Popular. Esa ley no protege nada, criminaliza”, ha explicado el líder socialista, que ha insistido en que “la ley debemos pararla entre todos, con los votos de unos y de otros”

Cercena el derecho a decidir de las mujeres
“Los socialistas nos reunimos hoy en comisión ejecutiva provincial que abre un año decisivo para el futuro de España. Y comienza con un asunto que es un perfecto resumen de la política del Gobierno del PP: una reforma contra la que está todo el mundo y nadie ha pedido. La reforma de la ley de plazos para la interrupción del embarazo”, ha señalado Heredia al inicio de su comparcencia. Los socialistas han llevado a la reunión de su ejecutiva una resolución rechazando la reforma impuesta por el PP, “sin consenso social", por cercenar el derecho a decidir de las mujeres españolas sobre su maternidad "poniendo en peligro su salud llegado el caso”.

Apelan a las representantes del PP malagueño a tumbar esta reforma
En el documento los socialistas piden “con especial intensidad” a los dirigentes del Partido Popular de Málaga y a sus representantes institucionales que se opongan a esta iniciativa tanto en los órganos internos del partido como en las cámaras legislativas nacionales, ayuntamientos, mancomunidades y Diputación Provincial. “Esta ley no puede llegar al BOE. No puede ni asomarse. Hay que pararla con los votos de unos y de otros”, ha reiterado Heredia. Al mismo tiempo, los socialistas han lanzado un video en las redes sociales en el que se reivindica el derecho a decidir de la mujer y se apela a la decisión de las diputadas, senadoras y alcaldesas malagueñas del PP para tumbar esta reforma.



Moción en la próxima comisión de Derechos Sociales
Por su parte, la presidenta del PSOE de Málaga y portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, María Gámez, ha anunciado que presentará una moción en la próxima comisión de Derechos Sociales con el objetivo de que la Corporación municipal manifieste su apoyo “a los derechos fundamentales de la mujer, a su integridad física, al libre desarrollo de la personalidad, a la intimidad y al honor, así como a todos aquellos relacionados con su capacidad de decidir respecto a un embarazo”. Gámez ha denunciado que “no se puede legislar en base a una moral concreta sino que tiene que preservarse que lo que para algunas personas es pecado, no se convierta en un delito para el resto”. “Se debe garantizar que, en un Estado aconfesional y democrático, las políticas públicas no reciban injerencias de ninguna moral religiosa, en particular las de la educación, salud y justicia”, ha manifestado.

"A la cola de Europa"
“La propuesta del PP nos sitúa a la cola de Europa. Es un retroceso inadmisible que no podemos admitir bajo ningún concepto”, ha señalado, a la vez que ha animado a movilizarse en contra de una ley que pretende que existan “mujeres de primera y de segunda, con la que las que no tengan recursos tendrán que interrumpir sus embarazos no deseados como si fueran delincuentes y en condiciones muy peligrosas para su salud”. En este sentido, Gámez ha insistido que estamos ante una ley “que no resuelve nada, sino que lo único que provocará será muchos problemas para la salud y la vida de las mujeres”, y además, “no está entre las preocupaciones de los ciudadanos”. “Se trata de una decisión tan íntima y personal que nadie debe sustraerte de ella. La mujer debe poder decidir sobre algo que puede cambiar tu vida, por lo que ningún gobierno está legitimado para entrar en este campo”, ha defendido la representante socialista, al tiempo que ha declarado “que no se puede dar un paso atrás en esta materia”.