Pablo Iglesias ha realizado un acto de campaña en un teatro en Málaga ante 600 personas. EFE



 

En la campaña de las elecciones autonómicas andaluzas, el candidato de Podemos a la presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, se atrevió a hacer un acto en la Plaza de la Merced de Málaga. Una prueba de fuego importante que superó a medias pues dejó claros importantes en el aforo con un parte de la plaza que no logró llenar del todo. Pero el mérito de convocar a casi cinco mil simpatizantes no se puede menoscabar.

De 5.000 personas a 600, de la plaza pública al teatro
Eran otros tiempos en el que tanto Podemos como el propio líder nacional estaban en la cresta de la ola. Ahora mide con más prudencia los aforos hasta el punto de que extrañó desde su convocatoria, que Podemos hubiera elegido para el acto de hoy en Málaga con el propio Iglesias encabezando el cartel, un céntrico teatro malagueño con capacidad para tan solo 600 personas. No es menor el detalle de que Málaga es la sexta capital de España y por tanto una ciudad en la que el potencial número de asistentes debería ser muy alto.

Horror vacui y disensiones internas
También es relevante el hecho de que la organización sufre unas fuerte crisis interna con fuertes disensiones y censuras a la dirección nacional que desde hace tiempo ya se no se disimulan y se trasladan a la opinión pública pòr lo que consideran una "deriva derechista" de Podemos. Un detalle a destacar es que el secretario general de Podemos Málaga, el crítico José Antonio Vargas, no ha acudido al acto y  ha manifestado que no va a votar a su propia formación. Puede que tampoco haya sido invitado. ¿Habrá influido ello en el "horror vacui" como parámetro usado por Podemos a la hora de elegir un reducido local para su acto?

Con "escobas y fregonas" a la Moncloa
Durante el acto, Pablo Iglesias ha advertido de que van a llegar a La Moncloa con "escobas y fregonas porque hay que barrer y fregar tanta corrupción y tanta mentira". La lucha contra la corrupción, uno de los compromisos estrella de Podemos, ha centrado el acto electoral que la formación morada ha celebrado en el Teatro La Alameda de Málaga, donde unos 600 simpatizantes se han congregado para escuchar sus propuestas.

Al ritmo de "Los cazafantasmas"
Con la banda sonora de la película "Los cazafantasmas" de fondo, Iglesias ha hecho su entrada en el teatro aclamado con gritos de "Sí se puede" y "presidente, presidente". El líder de Podemos no se ha olvidado de que estaba en la ciudad de sonados escándalos de corrupción como la operación Saqueo, Astapa o Malaya, algo en lo que ha hecho hincapié también el cabeza de lista por Málaga, Alberto Montero, quien ha recordado igualmente el caso de los ERE.

Con la banda sonora de la película "Los cazafantasmas" de fondo, Iglesias ha hecho su entrada en el teatro de Málaga aclamado con gritos de "Sí se puede" y "presidente, presidente"



"En Génova no queda incorrupto ni el brazo de Santa Teresa"
Y "en la ciudad de Celia Villalobos", ha añadido Iglesias, quien, tras el incidente que protagonizó con la dirigente popular el pasado jueves en el Congreso, hoy se ha mostrado "plenamente disponible para tomar los cafés que hagan falta" con ella, aunque parece que "le molesta que Podemos diga que en su partido hay corrupción". "Tomamos los cafés que quieras, pero nosotros a los corruptos les vamos a llamar corruptos a la cara", ha sentenciado el secretario general de Podemos, que tiene la impresión de que "en Génova no queda incorrupto ni el brazo de Santa Teresa". Después de destacar que sólo en Valencia hay mas de un centenar de cargos públicos populares imputados, Iglesias ha criticado que en esta campaña no se esté hablando de España.

Operación "Menina" con Soraya
Ha puesto en evidencia que algunos se empeñen en hablar de pactos, que el PP este impulsando "una operación Menina para que sea presidenta Soraya apoyada por Albert Rivera" y que el socialista Pedro Sánchez esté preocupado por el número de diputados que saca para que "Susana Díaz no le mueva el sillón". "Nuestra principal preocupación es hablar de España", ha asegurado el líder de Podemos tras mostrarse confiado en ganar unas elecciones en las que -ha insistido- no se está jugando la composición entre partidos, sino la próxima década.

Aspecto de la Plaza de la Constitución en un acto de las pasadas elecciones andaluzas con asistencia de Pablo Iglesias. Foto JLVS



Próxima ministra de Justicia, Victoria Rosell
Iglesias ha aprovechado también para mostrar su respaldo a quien -ha dicho- será su próxima ministra de Justicia, Victoria Rosell, cabeza de lista de Podemos por Las Palmas, quien hoy se ha emocionado al asegurar que siempre ha "estado al lado de la ley, digan lo que digan", y ha lamentado que en España "investigar la corrupción se paga muy caro". La emoción de Rosell, después de que la Fiscalía haya abierto unas diligencias sobre su actuación en un caso tras una "denuncia anónima" por supuestas faltas disciplinarias, ha sido contestada con el aplauso de los militantes y gritos de "Sí se puede".

Pueden ganar
Rosell ha criticado a un Estado que "no soporta su propio derecho" y ha contestado a quienes llaman antisistema a los miembros de Podemos: "Antisistemas son los que vulneran el Estado social y democrático de Derecho", ha enfatizado. "Bastó que anunciara que iba a ser mi ministra para que algunos se pusieran muy nerviosos. ¡Que vergüenza!", ha exclamado también el líder de Podemos, tras lo que ha atribuido ese nerviosismo a que "saben que pueden ganar". Iglesias ha concluido: "Vamos a llegar a Moncloa con escobas y fregonas porque hay que barrer y fregar tanta corrupción y tanta mentira".