Los restos de Nicomedes Fernández, un minero de la localidad onubense de Nerva asesinado el 10 de febrero de 1938, han sido hallados esta tarde en una fosa ubicada en El Álamo (Sevilla), la primera que se exhuma tras las elecciones.

Petición de un sobrino
Según ha informado en un comunicado la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, la búsqueda de los restos se había iniciado esta misma mañana bajo la dirección del arqueólogo René Pacheco, tras la petición realizada por un sobrino de Fernández. Fernández decidió entregarse a las autoridades el 10 de febrero de 1938, después de haber pasado un tiempo escondido en su casa y tras recibir el compromiso de que no sufriría ningún tipo de represalia por su pasado de compromiso político y sindical, ya que no había cometido ningún delito de sangre. En la fosa, según la Asociación, podría encontrarse otra persona más de la que se está tratando de conocer la identidad. Esta previsto que los trabajos de exhumación duren al menos dos o tres días, dependiendo de la disposición en la que se encuentren los cuerpos.