Conmoción en Málaga al conocerse esta mañana de Jueves Santo la noticia. El caso está en manos de la Guardia Civil, que intenta esclarecer las circunstancias de la muerte de un bebé cuyo cadáver fue encontrado ayer por la tarde en la planta de tratamiento de residuos de la Costa del Sol, ubicada en Casares y que da servicio a varios municipios costeros. La autopsia se llevará a cabo este viernes en el Instituto de Medicina Legal de Málaga, según adelantó el diario Sur. Aunque el levantamiento del cuerpo no de produjo hasta las once de la noche de ayer, el hallazgo se produjo sobre las 18.30 horas, cuando un operario que se encargaba de procesar las basuras en una de las cintas transportadoras descubrió el cuerpo del bebé y alertó a sus compañeros para paralizar la actividad en esa zona de la planta, según informa el rotativo malagueño. La investigación forense que determinar si el bebé nació vivo y fue arrojado al vertedero o si bien la madre dio a luz un feto ya muerto.