Fue una intervención pública que había suscitado mucho interés, pues los análisis políticos de Alfonso Guerra siempre lo suscitan. Pero quien es sin duda uno de los hombres más respetados del partido no arrojó mucha luz sobre la dramática disyuntiva en que está atrapado el PSOE: pactar con Podemos, abstenerse para que gobierne el PP o ir a nuevas elecciones. Recomendó sensatez a Pedro Sánchez, criticó con dureza las intenciones de Podemos, reprochó a Ciudadanos su equidistancias, recriminó a Rajoy su incapacidad de diálogo y la corrupción de su partido, pero no dio ninguna pista sobre qué debería hacer el PSOE. “Decir la verdad”, le recomendó al secretario general, aunque sin precisar exactamente a qué se refería, porque –muy probablemente– decir la verdad sería decir que no sabe qué hacer o, si lo sabe, sería dar armas a sus adversarios en un momento de la partida en que resultar crucial no mostrar todas las cartas. En declaraciones a los periodistas antes de pronunciar una conferencia en la Fundación Cajasol, el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, dada su experiencia política, ha recomendado a Sánchez que, en la actual situación, sea "muy sensato, que diga la verdad, porque ante la duda, lo mejor es decir la verdad", y que tenga en cuenta, sobre todo, los "intereses del país antes que los intereses del partido y también, si puede, los intereses del partido". Respecto a un posible pacto del PSOE con los partidos nacionalistas, ha expresado que no cree que se vaya a pactar con ellos, eso es "imposible". Respecto a las manifestaciones que ha hecho en los últimos días el expresidente del Gobierno Felipe González, se ha limitado a señalar que ha hecho unas declaraciones que son "muy interesantes", pero que él hace las suya y no tiene por qué hablar sobre las de los demás. Para el exvicepresidente del Gobierno, la situación es, sin duda, muy difícil, porque por la derecha "tenemos al PP, que durante cuatro años ha estado despreciando al resto de grupos" y se ha labrado un futuro de "no acuerdo con los demás". En su opinión, los otros partidos tienen muy difícil acordar con el PP si se añaden además todos los episodios "de corrupción que han caído sobre el partido". "Mariano Rajoy lo tiene muy difícil porque él ha estado creándose enemistades durante cuatro años y ahora nadie quiere ir con él y además con lo de la corrupción, nadie quiere ponerse en la foto del brazo del presidente", según Guerra, para quien, a lo mejor cambiando al candidato, la gente tiene otra posición, pero, hoy por hoy, "él no lo contempla y, a lo mejor, un día lo va a contemplar su propio partido aunque él no contemple". Por otro lado, se ha referido a Ciudadanos (C's), un partido "más centrado, que quiere mantener su virginidad y no quiere votar a nadie, a ningún partido". "Ellos siempre se abstienen, con lo que se hace muy difícil también". Respecto a Podemos, se ha mostrado convencido de que, en realidad, "no quiere ningún tipo de acuerdo", porque tiene "otras ambiciones, de poder, quizá para trastocar todo el sistema democrático". "No son claros, pero no quieren ningún acuerdo", ha opinado Guerra, para quien los miembros de Podemos hacen "operaciones un poco escandalosas para sabotear cualquier tipo de acuerdo, con lo que se hace muy difícil". El exvicepresidente ha añadido que luego queda la vía de tener que repetir elecciones si no se puede conformar gobierno. Ha advertido de que podemos tener la sorpresa de que al final se produzcan unos resultados similares a los del 20 de diciembre y quizás ello suponga que los partidos "abandonarían las barreras que se han impuesto para ponerse de acuerdo". Preguntado sobre cuál cree que debería ser la mayoría que se debería lograr en la actual situación para conformar gobierno, ha indicado que una "mayoría sensata, que va a decir que hay que hacer lo que se puede hacer". Ha insistido en que con algunos partidos se hace "muy difícil porque unos no quieren y otros porque han abonado un terreno muy difícil para el acuerdo". En su opinión, se tiene que intentar hacer lo más sensato para el país y cuando se toma una decisión de este tipo, siempre hay que tener pendiente qué perjudica al partido que la toma, pero, sobre todo, qué perjudica al conjunto de España. "Eso es mucho más importante que cómo quede el partido", según ha sentenciado. MUY DIFÍCIL PARA SÁNCHEZ Y RAJOY Respecto a quién cree que está en mejores condiciones para gobernar, si Mariano Rajoy o Pedro Sánchez, ha señalado que los dos tienen dificultad, porque si Podemos está en posición de "sabotaje de cualquier gobierno, por ahí no se puede", mientras que Ciudadanos, a lo mejor, un día "cambia y se moja, y entonces se podría". Cuestionado sobre cómo resolvería la situación si fuera el secretario general del PSOE, ha señalado que él no es Pedro Sánchez y que afortunadamente lo que toca tomar una decisión. Ha indicado que él se limita a dar su opinión y que hay dirigentes del partido que a veces la escuchan y otras no. Alfonso Guerra se ha mostrado convencido de que en el Comité Federal del PSOE, que se reúne este sábado, siempre se llega a un "acuerdo y una posición común". Ha manifestado que cada uno tiene derecho a tener sus posiciones, "pero luego se llega a un texto, se vota y la mayoría es la que triunfa". "Eso ha sido siempre así en el PSOE, donde cada uno matiza lo que le parece", ha dicho.