El expresidente de la Junta de Andalucía y exconsejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, al salir de su larga comparecencia ante el Supremo ha admitido que "un gran fraude" con los ERE pero niega que recibiera los informes que alertaban de ello.  Griñán ha negado haber conocido informes de la Intervención de la Junta alertando de irregularidades en relación con estas ayudas públicas. El también ex presidente federal del PSOE se ha negado a responder a las preguntas que le ha formulado la acusación particular en representación de Manos Limpias y el Partido Popular andaluz.

"El daño ya está hecho"
Se ha mostrado "satisfecho" por por poder defenderse tras cinco años de investigación de la juez Mercedes Alaya. No obstante ha lamentado que "el daño ya está hecho, ha sido una mala situación para mi y para mi familia, ha sido un calvario".

Cuatro horas de comparecencia ante el juez
En una comparecencia de muy larga duración, unas cuatro horas, el expresidente andaluz y actual senador, José Antonio Griñán, ha querido diferenciar y subrayar el principal elemento de su defensa como es el de la gestión presupuestaria, dentro de la cual ha defendido las llamadas Transferencias de Financiación (forma de pago de los ERE), que correspondía a su departamento de Economía; y la gestión del gasto concreto de estas ayudas, que es donde hubo irregularidades concretas que él desconocía y que correspondía a otra consejería.

No conoció informes de supuestas irregularidades
Acerca de los informes en los que la Intervención General de la Junta advertía sobre irregularidades en la gestión de subvenciones, Griñán ha negado haberlos conocido porque, ha dicho, no contenían ninguna propuesta de actuación directa para su consejería.