Griñán, que ha asistido en Málaga a la firma del tercer Pacto por la Economía Social, ha dicho en su intervención que la negociación "ha permitido la fijación de las condiciones de trabajo" y "además ha sido un potentísimo instrumento de paz social, y la paz social es un requisito indispensable para la competitividad de la economía". "Sin paz y estabilidad social no hay competitividad, ni economía productiva ni capacidad de ganar mercados", ha insistido Griñán, que ha añadido que "la competitividad no es ese mantra que podemos utilizar como una sola palabra para convencernos de que lo estamos haciendo bien".

"Añadir objetivos"
La competitividad "no consiste en desplomar las condiciones de trabajo, alargar las jornadas y bajar los salarios", sino que hay que "añadirle adjetivos" y, si se quiere que "sea de verdad y ganar mercados", precisa además de elementos como la investigación y el desarrollo o la innovación.

Apuestan por desorganizar la sociedad para salir de la crisis
"En un momento en que parece que la crisis económica se debe resolver rompiendo aquellos elementos que históricamente nos han dado certidumbre, son demasiadas las voces que apuestan por desorganizar la sociedad para construir un mundo nuevo y salvarnos de la crisis, pero creo que si hacemos lo primero y lo segundo, no conseguiremos lo tercero", ha apuntado.

Pacto con el que se fortalece la economía social
Con este Pacto, se "fortalece" la economía social, "que ha sido capaz de generar empleo en una crisis tan dura como ésta, que empezó siendo financiera, terminó siendo económica y vuelve a ser financiera, aunque en realidad siempre ha sido financiera y especulativa, porque superponía los valores de la especulación sobre los de la producción".

 Ésta es "otra manera de hacer economía"
Por su parte, el presidente de la Confederación de Entidades para la Economía Social de Andalucía (CEPES), Antonio Romero, ha afirmado que ésta es "otra manera de hacer economía, mucho más pegada al terreno y más solidaria", que aporta casi el veinte por ciento del empleo andaluz, cuyas empresas han crecido un 3,7 por ciento en los últimos quince años y que "no han destruido un solo empleo".

El diálogo social ha pasado a formar parte de lo dudoso
El secretario general de la UGT en Andalucía, Manuel Pastrana, ha destacado la importancia del acuerdo "en tiempos en los que el diálogo social ha pasado a formar parte de lo dudoso, de lo poco eficaz, y no forma parte de la dinámica que parece requerir la realidad actual".

Fomentar un modelo empresarial
Su homólogo de CCOO en Andalucía, Francisco Carbonero, ha apostado por "recuperar la cultura del acuerdo y el consenso y poner por encima los intereses generales, aunque no coincidan con los particulares", y ha lamentado que "algunos mañana escribirán que los sindicatos otra vez firman acuerdos que no sirven, pero lo que no sirve es el disenso y la ruptura de la negociación".La economía social tiene en Andalucía 7.621 empresas -4.339 cooperativas y 3.282 sociedades laborales- que aglutinan a más de 400.000 socios y mantienen más de 63.000 empleos, lo que supone más del veinte por ciento de España.