El presidente del PSOE, José Antonio Griñán, ha asegurado este sábado, en su despedida de la Secretaría General del PSOE-A, que el partido en Andalucía estaba "obligado hace ya tiempo al cambio generacional" y ha defendido que "los de mi generación hemos prestado un buen servicio a España y Andalucía, pero nuestro tiempo ha pasado", según informa Europa Press.

"He llegado al río y he cruzado el puente"
Griñán ha lanzado este mensaje durante la defensa de su informe de gestión en el Congreso Regional extraordinario que cederá el liderazgo del partido a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que ha iniciado trasladando a los delegados que "he llegado al río y he cruzado el puente, pero no penséis que me voy a otra orilla distinta, sino que sigo en la orilla del socialismo democrático en la que siempre me he sentido a gusto".

El proceso de renovación era necesario
Ha defendido que el proceso de renovación orgánico e institucional abierto en Andalucía era necesario porque "corríamos el riesgo de que mi generación se convirtiera en un tapón para la siguiente" y ha advertido de que "se equivocan quienes piensan que con determinadas renovaciones se acaban los liderazgos" porque, en su opinión, "una organización que no sabe abrirse a las nuevas generaciones no tiene futuro".