El secretario general de los socialistas andaluces, Pepe Griñán, ha asegurado hoy ante el Comité Director, reunido en Sevilla, que las próximas elecciones autonómicas “son importantes” y servirán para “tomar oxígeno en esta asfixia que no está poniendo a todos azules, cianóticos”. Unas  elecciones en la que los socialistas andaluces, ha asegurado su secretario general, “pueden hacer historia”.

"Abierto, claro y nítido"
“El esfuerzo tiene que ser titánico”, ha asegurado Griñán, para quien en Andalucía el terreno está “abierto, claro y nítido” y “nos permite ganar las elecciones”. En este sentido, el secretario general ha destacado que el respaldo conseguido por el Partido en Andalucía, un 36%, “nos obliga a salir a ganar” las próximas autonómicas, “no podemos pensar en pactos, sino en luchar por una mayoría social”.

"Hay que estar como una piña"
En la misma línea, Griñán ha instado a los socialistas andaluces a que “sea cual sea el resultado del próximo Congreso” hay que estar “como una piña” para ganar las autonómicas andaluzas. “Nuestro objetivo –ha dicho, además- no está en nosotros mismos, sino en seguir trabajando por los andaluces y andaluzas”.

El PP quiere proyectar la imagen de enfrentamiento
Durante su intervención, el secretario general ha asegurado que el PP-A quiere proyectar la imagen de enfrentamiento con el próximo Gobierno de España, presidido por Mariano Rajoy, “y no lo va a conseguir”, ha dicho.

"Colaboración y apoyo"
En este sentido, ha ofrecido al próximo presidente “colaboración” y “apoyo” para luchar contra la crisis y crear empleo. “Se trata de hacer un trabajo conjunto, donde Andalucía propone medidas que ya está desarrollando”, ha afirmado Griñán, que ha subrayado que “no hay confrontación, sino una petición de colaboración”, porque con ese trabajo conjunto se podrán hacer mejor las cosas.

Un decálogo de prioridades políticas
En esa línea, Griñán ha presentado ante el Comité Director un decálogo de prioridades políticas que necesitan de dicha colaboración por parte del Gobierno de la nación para, entre otras cuestiones, crear empleo, generar crédito, mantener un sistema público de salud y una educación también pública, o una aplicación homogénea de la ley de dependencia, además de aplicar una mayor apertura y transparencia en la función política.