Tras los resultados de las elecciones generales que han significado una severa derrota y sin paliativos para los socialistas de todo el Estado español, se confirma que la decisión de José Antonio Griñán de separar ambos procesos y no contaminar con los efectos de la crisis el discurso electoral del PSOE-A, fue un acierto y una decisión correcta, al menos para los intereses de su formación. Griñán mantiene que cuanto más alejadas, más se evidenciarán las políticas antisociales de las comunidades autónomas y ayuntamientos gobernados por el PP y, a partir de ahora, también se harán ostensibles los recortes y la política de derecha dura del PP ya instalado en La Moncloa

Partido de vuelta
Como si de un partido de vuelta entre los dos grandes de la Liga política española se tratara, las próximas elecciones autonómicas andaluzas se plantean ya para unos como la gran revancha de la derrota infringida; para otros, en este caso para los populares que capitanea Arenas, como la confirmación y consagración del cambio que dicen que se ha iniciado en España. Lo cierto es que continuando en el argot deportivo, "hay partido" y además éste se halla abierto y cualquier resultado se contempla.


Elecciones en Marzo o en Abril
Los populares aspiran a darle al PSOE andaluz una "manita" y los socialistas por el contrario, amparados en unos resultados que han sido "menos malos" que los del 20-M, confían en darle la vuelta al marcador, remontar las encuestas y atraer de nuevo a sus filas a dudosos, abstencionistas y gran parte de su electorado que se halla desmovlizado. La "Batalla de Andalucía" ha comenzado y por ello los socialistas juegan con el dato de la fecha exacta de la celebración de los comicios regionales. Fechas que podrían oscilar, con la ley en la mano, desde cualquier domingo del mes de Marzo hasta finales del siguiente mes, Abril.

"Serán en primavera"
Griñán sabe que jugar con el calendario, no dar pistas exactas o plantear distintos escenarios de fecha, desorienta al enemigo político. Tal vez por ello, el presidente de la Junta no quiere desvelar aún la fecha definitiva de los comicios, si bien ha orientado un poco más sus intenciones: "Serán en primavera". Serán por tanto a partir del 21 de marzo, lo que descarta el 18 de marzo, fecha apuntada en su día por él mismo, y todo apunta al domingo 25 de marzo, según fuentes socialistas, que no descartan la posibilidad de apurar hasta finales de abril los plazos legales. "Seré el candidato a la Presidencia de la Junta cuando lo decida el partido", ha manifestado.

Resultados "menos malos" en Andalucía
Con este escenario y el vuelco electoral protagonizado por el PP en Andalucía con una diferencia de más de 9 puntos (en 10 puntos se sitúa la mayoría absoluta) el secretario general ha admitido que los andaluces han decidido que el PP gobierne en España, pero dentro del conjunto del país los de la comunidad han sido "los menos malos". "Tenemos una base sólida para afrontar con éxito las autonómicas", ha sostenido Griñan, que ha señalado a Andalucía como el "referente y pieza clave" para la recuperación nacional de su partido, lo que -en su opinión- "obligará a redoblar esfuerzos".


Sin tensiones internas
Griñán "no cree" que se vayan a producir tensiones internas a raíz de los resultados de ayer, es más, estima que su partido afrontará los comicios andaluces desde la "unidad y cohesión", ya que Andalucía -ha insistido- es "clave" para la recuperación a nivel federal. "Vamos a remar en la misma dirección. Aquí hay que recuperar nueve puntos y no creo que sea una distancia insuperable, pero en España son muchos más", ha dicho Griñán, que ha destacado que en tres provincias andaluzas, entre ellas Sevilla, es donde el PSOE ha obtenido más apoyo.