El presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, José Antonio Griñán, ha querido dejar claro este lunes que el hecho de que el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, haya pedido la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no significa que el partido vaya a estar en el "váyase señor Rajoy".


El que esté en el puesto de mando tenga toda la credibilidad
En una entrevista, Griñán ha manifestado que Rubalcaba lo que quiso decir es que o se solucionaba con credibilidad el problema que han generado los supuestos papeles del extesorero del PP Luis Bárcenas o Rajoy "iba a tener un problema para gobernar en un momento en el que es imprescindible que quien esté en el puesto de mando tenga toda la credibilidad del mundo".

Necesitamos un presidente legitimado por su credibilidad
"Eso no lo podemos esquematizar al 'váyase señor Rajoy', porque no es lo que ha dicho Rubalcaba, sino que ha dicho que necesitamos un presidente plenamente legitimado por su credibilidad", ha indicado Griñán, para quien el jefe del Ejecutivo tiene que dar explicaciones sobre este asunto porque, mientras no las dé, "vamos a tener ese problema".

Es necesario que todas las fuerzas políticas sean capaces
"No hay que llevarlo al extremo de pensar que esto vaya a convertirse en un 'váyase señor Rajoy", ha señalado José Antonio Griñán. A su entender, en estos difíciles momentos económicos es necesario que todas las fuerzas políticas sean capaces de "concitar una ilusión colectiva" porque la gente tiene menos confianza que hace años al ver que el futuro no va a mejorar el presente.

Capaces de buscar un punto de entendimiento
Ha señalado que hay asuntos, como el empleo o la transparencia, que deben ser objeto de consenso entre todas las fuerzas. "Hay cosas que forman parte del modelo de convivencia, que deberíamos ser capaces entre todos de buscar un punto de entendimiento", ha indicado el presidente andaluz.

"Hemos hecho mala política"
Asimismo, ha estimado que si la ciudadanía manifiesta un desapego total y absoluto por la política, será porque los políticos "hemos hecho mala política". Para Griñán, los partidos no pueden estar todo el día dando la impresión de que el objetivo es la luchar por el poder, cuando el objetivo debe ser resolver los problemas de la ciudadanía y ha apuntado que a veces da la impresión de que "estamos más preocupado por las encuestas de intención de voto que por la EPA".

"Un gran pacto de convivencia"
A su juicio, es preciso convocar a "un gran pacto de convivencia", porque el modelo de convivencia que nos dimos hace años "se está quebrando", en el sentido de que la economía está subordinada a la especulación, los sindicatos están siendo "acosados y apartados del diálogo" para el crecimiento económico, al tiempo que se están planteando procesos de privatización en la sanidad y la educación. Ha señalado que lo que la política debe definir de cara a la ciudadanía es un marco general de seguridad.

Los socialistas han pasado por momentos mucho peores
Respecto a la situación del PSOE, ha indicado que los socialistas han pasado por momentos mucho peores que este durante más de 130 años de historia, y que siguen teniendo los "mimbres suficientes y la historia como para poder volver a recuperar todo lo que hayamos podido perder". "Tenemos capacidad, historia y legitimidad suficiente para recuperar lo que hayamos perdido", ha sentenciado.

Constitucionalizar el modelo territorial
 Griñán también ha abogado por constitucionalizar el modelo territorial y cerrarlo para que no se produzcan tantos conflictos de competencia o de financiación. Ha apuntado que cerrarlo significa darle estabilidad y llevar al texto constitucional la clarificación de competencias o de financiación.

Paz y estabilidad
Eso, a su juicio, contribuirá a dar la paz y estabilidad institucional y evitará que el Tribunal Constitucional sea "una tercera cámara", al tiempo que podría dar paso a la reforma de la administración pública.

Hay que dialogar y no dar saltos en el vacío
En cuanto a Cataluña, ha señalado que hay un problema obviamente, "pero es también político y de los políticos" y ha señalado que cuando existe una voluntad autonomista o de sentido de identidad propia, "hay que respetarlo, pero hay que dialogar, saber que todo parte de norma de la Constitución y no dar saltos en el vacío".

Resolver el problema catalán
Para el presidente andaluz, la mejor manera de resolver el problema catalán es saber que todos tenemos que partir del convencimiento de que hay que respetar la diversidad, respetando también la nivelación de servicios y permitir que cada comunidad vaya financiándose en función de la riqueza que sea capaz de crear.