El exconcejal de Vía Pública en el Ayuntamiento de Sevilla y expresidente de 'Unidad' Manuel Gómez Lobo (PSOE) ha declarado este jueves como imputado ante la juez Mercedes Alaya dentro de la investigación por el cobro de comisiones en la adjudicación de contratos públicos y ha asegurado que "jamás ha recibido ni ha pedido ningún dinero o regalo" a Fitonovo y que "nunca" solicitó a esta empresa "pago alguno" para el PSOE, ya que "siempre ha tratado de ser honesto". Hay que recordar que, en el marco de la operación 'Enredadera' --tercera fase de 'Madeja'--, el exconcejal Gómez Lobo compareció como imputado ante la juez instructora el pasado día 24 de noviembre aunque se acogió a su derecho constitucional a no declarar, tras lo que solicitó comparecer ante la magistrada, que aceptó dicha petición y lo citó de nuevo este jueves. Así, y según el acta de su declaración, a la que ha tenido acceso Europa Press, Gómez Lobo ha insistido en que "no recibió a título personal ninguna comisión por parte de Fitonovo" y ha aseverado que, en el caso de haberse enterado de que el exdirector del área de Vía Pública del Ayuntamiento de Sevilla y exasesor del grupo socialista Domingo Enrique Castaño "hubiera cobrado" de esta empresa, "lo hubiera denunciado ante la autoridad". La magistrada considera que Gómez Lobo, como dirigente de la agrupación socialista Macarena en 2005 y 2006, "requirió" a Fitonovo para que, "como compensación a la adjudicación de los contratos de mantenimiento de la Zona Centro y Macarena del Ayuntamiento de Sevilla", realizara "el pago de las obras de adecuación de la sede de la Agrupación Socialista Macarena en el local de la calle Monederos número 16 de Sevilla, limitándose Fitonovo a pagar, no a realizar las obras". El importe de las obras fue de algo más de 4.000 euros. No obstante, "a instancias" de Gómez Lobo y de Castaño, también imputado en la causa, "la facturación se realizaría, para maquillar la operación, a nombre de una empresa instrumental de Fitonovo, la entidad Klevin, para evitar que se apreciara la vinculación de estas obras con la adjudicación de contratos de mantenimiento" a Fitonovo. La magistrada señala, además, que "como compensación por el incremento importante de Fitonovo en la facturación" con al Ayuntamiento hispalense "por la adjudicación creciente de contratos, a requerimiento" del imputado "se abonó por Fitonovo al PSOE en fecha 9 de mayo de 2007 la suma de 30.000 euros", pagos que "se sucederían entre 2006 y 2009 en diferentes cantidades "que oscilarían entre 30.000 y 60.000 euros, con la denominación en la caja B de Fitonovo de 'Langostinos Maera'". En este sentido, la magistrada, que imputa a Gómez Lobo delitos continuados de cohecho, prevaricación, malversación y asociación ilícita, alude "a una reunión de periodicidad mensual que habría en dicho establecimiento a la que acudía Manuel Gómez Lobo y Rafael González Palomo de Fitonovo". SOLO "UNA VEZ" FUE A CASA MAERA Gómez Lobo, que ha indicado que pidió la baja en el PSOE "a final de 2008 o 2009", ha asegurado en este sentido que "nunca" ha pedido a Fitonovo "en nombre del PSOE ni le ha ofrecido, ni tampoco lo habría consentido, pago alguno para el PSOE", señalando que en su etapa como concejal de Vía Pública, y en virtud de los distintos contratos que le fueron adjudicados por la mesa de contratación municipal, Fitonovo "fue la responsable de parques y jardines de las zonas centro y Macarena", aunque "no solo actuaba en esas zonas". Al hilo de ello, y sobre las supuestas comidas celebradas en 'Langostinos Maera' donde según la juez Alaya "se abonarían cantidades al PSOE", el imputado ha puesto de manifiesto que "sólo una vez ha acudido" a dicho establecimiento para reunirse con Fitonovo y que "sólo fueron unas cuantas de cervezas las que se tomaron", aunque "no sabe si comió langostinos o no". Sobre esta reunión, ha precisado que la mantuvo con el dueño de la empresa, Rafael González Palomo, a fin de "hablar sobre si era posible que, con un tratamiento adecuado, los naranjos de la ciudad dieran sus frutos después de la floración y cayeran los mismos siendo pequeños, evitando la suciedad en la vía pública que generaba la caída del fruto más maduro", añadiendo que se reunió con Fitonovo para tratar este tema porque "sabía que tenía el tratamiento más avanzado". NADA QUE VER CON CONTRATOS La juez le ha cuestionado también por el "importante incremento de facturación" en el Ayuntamiento respecto de Fitonovo, y el imputado ha explicado que la primera contratación con esta empresa se hizo en 2005 o 2006 y que era una de las entidades que concurrían a los procesos de concurso municipales, de manera que "cuando el informe era favorable, los técnicos le pasaban el informe para la firma". El exedil ha aseverado que "no tuvo nunca nada que ver en dar ninguna orientación para que se adjudicaran dichos contratos" a Fitonovo y que Castaño "nunca le hizo ninguna sugerencia para que Fitonovo fuera adjudicataria de algún contrato municipal", señalando, en relación al contrato para el riego del Parque de María Luisa por importe de 500.000 euros, que "los técnicos le manifestaron la necesidad de reparar los riegos" del parque, lo cual "se elevó a la Mesa de Contratación, y posteriormente los técnicos le presentaron el expediente". VISTO BUENO DE LA COMISIÓN DE CONTRATACIÓN Al hilo, ha dicho que "está seguro que nunca le presentaron los técnicos ningún expediente en el que hubiera reticencias por parte del Ayuntamiento", agregando que "cuando tenía alguna duda se la consultaba a Castaño", al que ha calificado como "un cargo de confianza, un político". Sobre los expedientes en materia de juegos infantiles adjudicados a la empresa, el exconcejal ha indicado que "sólo puede decir que cuando salían los contratos y se firmaban sabía que iban destinados a Fitonovo" y que "siempre iban con el visto bueno de la comisión de Contratación, nunca por decisión propia", añadiendo que, "si se hubiera enterado de que Castaño hubiera cobrado de Fitonovo, lo hubiera denunciado ante la autoridad". Gómez Lobo ha insistido en que "jamás firmó un contrato que no fuera con el visto bueno de los técnicos jurídicos del Ayuntamiento y de la Mesa de Contratación", señalando respecto de los contratos de adjudicación de obra a Fitonovo que "nunca ha tenido que firmar un expediente que tuviera un informe negativo del Ayuntamiento", y que "no recibió a título personal ninguna comisión por parte de Fitonovo", aunque "lo que recibiera Domingo Enrique Castaño lo sabrá él". REFORMA EN LA SEDE DE MACARENA Sobre el pago de las obras de adecuación de la sede de la Agrupación Socialista Macarena, el imputado ha afirmado que "no sabía quien realizó las obras", punto en el que la juez le ha cuestionado que, "siendo secretario general" de la agrupación Macarena, "resulta inverosímil que no supiera quién iba a realizar las obras y de donde iba a salir el dinero". En esta línea, el exconcejal ha aseverado que las obras "se acordaron realizarlas en el comité de la agrupación, ya que en ese momento había dinero para ello", añadiendo que "no se explica cómo el dueño de Fitonovo manifiesta que las obras las pagó su empresa y que además así aparezca en la contabilidad de la misma, ya que estos temas los llevaba el secretario de Organización de la agrupación", que era Castaño. Gómez Lobo ha afirmado, por el contrario, que fue él mismo quien "firmó un talón a la entidad Klevin por un importe que ahora no recuerda", subrayando que "se limitó a firmar el talón ya que era una cuenta mancomunada con el responsable de finanzas". Este jueves también han comparecido ante la juez Francisco Diego Cónsul, de ADIF Barcelona, quien habría recibido en 2009 un total de 2.500 euros "en compensación por facilitar la ejecución de los trabajos de Fitonovo", y el representante legal de Fitonovo, José Antonio González Baró.