Ni sí ni no, si me voy o me quedo. O me quedo en Madrid pero si la cosa va mal me bajo al moro. Algo así es lo que ha querido decir, o mejor no decir, Fátima Báñez sobre los rumores que apuntarían a que la "mano de Dios", el dedazo de Rajoy podría mecerse sobre su hombro y ungirla con el regalito envenenado de mandarla al infierno andaluz para competir con Susana Díaz.

Que el paro baje más el 'capote' de la Virgen del Rocío, principales armas de Báñez
Los fervientes creyentes de Genova 13 de que el paro bajará como arte de magia y que la ministra achicharrada por la EPA y el desempleo subiría como la espuma, y por ende sería un buen cartel para enfrentarse a las próximas elecciones autonómicas, lo avalan. Además ya se sabe que a la onubense no le faltará en campaña un capote de la Virgen del Rocío. Se espera que por esa fecha el capote de la juez Alaya ya ha dejado de estar presente en el ruedo de los ERES y de las casualidades electorale de sus autos.

Críptico lenguaje
Solo de esa manera se entiende la respuesta dada hoy a una pregunta sobre los rumores de que podría ser la candidata a la Junta de Andalucía. En un alarde de claridad, tanto como sus intervenciones parlamentarias, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha asegurado que no piensa en la posibilidad de que le puedan ofrecer ser la candidata del PP-A para las próximas elecciones andaluzas. A pesar de ello ya hay varios dirigentes del partido que la sitúan en esa puesto. Además dejar traslucir las fechas de su hipotética nominación: Entre diciembre y enero al mismo tiempo que se produzcan cambios en el PP y en el Gobierno. "

A lo que diga al partido
Pero el lenguaje de no pero no dejo ninguna puerta cerrada le ha traicionado al afirmar a renglón seguido que "los tiempos y los procedimientos en los partidos se tienen que seguir, y para eso están los congresos y las decisiones de los partidos cuando se convoquen elecciones. Pero 24 horas en política es una eternidad".