Esa ley de capitalidad convertiría a Sevilla, por ser capital de Andalucía, en acreedora a inversiones adicionales a las que ya disfruta como consecuencia de su centralismo autonómico, con la consiguiente inversión pública extra en esa zona que dejarían de percibir nuestras ya castigadas provincias orientales.

Beneficada
Un elevado porcentaje del Producto Interior Bruto del área metropolitana de Sevilla es imputable a su condición de epicentro de la Junta andaluza, albergando la práctica totalidad de las instituciones y centrales administrativas engendradas por la actual comunidad autónoma. De esta forma, Sevilla ha resultado beneficiada en términos de empleo directo, inversión estatal gracias a una mayor población, aumento de infraestructuras, ingresos económicos en empresas de la zona, etc.

Arenas muestra sus cartas
Ahora el presidente regional del PP acaba de mostrar sus cartas apoyando al alcalde de Sevilla en su reclamación de dicha ley de capitalidad, escudándose Arenas en un Estatuto andaluz que en realidad no establece mayor privilegio para esa ciudad que su mención como capital. Por el momento tan sólo el alcalde de Málaga ha respondido ante esa futurible ley.

Que no dejen solo al alcalde de Málaga
La Plataforma por Andalucía Oriental exige a los alcaldes de Almería, Granada y Jaén que no dejen solo a su compañero de Málaga y respondan a su jefe regional, inspirados en la equidad y justicia territorial. Nuestra historia reciente va demostrando que una Andalucía sevillana, del PSOE o del PP, es incapaz de defender los intereses de Andalucía Oriental y representar a esta región. Solicitamos al conjunto social de nuestras tres provincias una reflexión ante estos hechos que derive en una merecida respuesta.