Europa Laica, Andalucía y Sevilla Laica apoyan “la legítima y constitucional iniciativa que promovió IU-CA en el Ayuntamiento hispalense con el respaldo de Participa Sevilla, al igual que otros grupos municipales (entre ellos el PSOE y Ciudadanos) están promoviendo y aprobando, desde hace meses, en diversidad de municipios del Estado, en defensa y fomento de la laicidad, de la democracia, de la libertad de pensamiento y de conciencia y de los Derechos Humanos, que avala nuestra Constitución”. En estos términos se han pronunciado en un comunicado las tres asociaciones en relación a la moción municipal presentada el pasado viernes para que el Ayuntamiento de Sevilla “promueva la construcción del Estado laico”, así como la laicidad institucional, en complimiento del artículo 16 de la Constitución española, siendo rechazada por los grupos municipales de PP, Ciudadanos y del PSOE. Europa Laica es muy crítica con los grupos que rechazaron la moción: “Consideramos lamentable y de una gran torpeza que el grupo municipal del PSOE y otros grupos en el Ayuntamiento de Sevilla se hayan a opuesto a ello, con la excusa de que en el Ayuntamiento y en el PSOE, grupo al que pertenece el actual alcalde, hay cofrades que les gusta la Semana Santa”. La laicidad –añade el comunicado– “no va en contra de ninguna religión, ni de creencias y convicciones particulares, ni de manifestaciones religiosas, que se desarrollen en el marco de la ley. Los responsables públicos, a título particular, pueden participar de los eventos y manifestaciones que consideren oportunos”. Igualmente, Europa Laica, Andalucía y Sevilla Laica recuerdan que “los Ayuntamientos son instituciones públicas y por lo tanto han de ser neutrales en materia de convicciones, siendo una obligación constitucional que sus responsables políticos, que se deben al conjunto de la ciudadanía, creyentes de diversidad de religiones y no creyentes, deben de actuar en consecuencia”. Por último, la nota hecha pública este lunes afirma que “aunque estén en su derecho, nos preocupa la concentración de católicos que se produjo frente al Ayuntamiento de Sevilla para protestar contra la moción, entonando cánticos y profiriendo frases religiosas, con un cierto sesgo integrista, cuando los apoyos institucionales y los enormes privilegios de los que todavía disfruta la Iglesia católica y los eventos que organizan son enormes, herencia de un Estado nacional-católico y en contra de principios constitucionales en un Estado de Derecho”.