Imposible hallar una pauta específica de negociación que sea común a los pactos que está impulsando Ciudadanos en las diferentes ciudades andaluzas. Algunos candidatos del partido naranja están dando un verdadero espectáculo que sin duda confunde a su propio electorado tanto como desconcierta a sus posibles socios. No se trata ya de que en unos lugares, como Madrid, voten a la candidata del PP y en otros, como Andalucía, lo hagan con la del PSOE: a fin de cuentas esa vocación de bisagra forma parte de su hoja de ruta estratégica. De lo que se trata es de que en cuestión de horas cambian de criterio, dejan de apoyar a un candidato del PP para apoyar a uno del PSOE o viceversa, amenazan al edil electo que necesita sus votos o le imponen condiciones humillantes… EL CASO ALMERÍA A veces, en una misma provincia, Ciudadanos mantiene posiciones completamente distintas. Es el caso de Almería: mientras en la capital, después de que hasta el presidente regional del PP diera por hecho que el acuerdo estaba cerrado, Ciudadanos se ha echado a tras y ha decidido hacer alcalde al candidato socialista, a no muchos kilómetros de allí, en Roquetas de Mar, sí hará alcalde a Gabriel Amat, presidente provincial del PP pero a quien no parece importarle demasiado que su socio en Roquetas haya dejado tirado a su compañero de partido Luis Rogelio Rodríguez-Comendador en la capital. Amat también es presidente de la Diputación de Almería y son conocidas sus difíciles relaciones con el hasta ahora alcalde de la capital. Si nada cambia en las próximas horas, aunque todo es posible, los tres ediles de Ciudadanos en la capital almeriense van a apoyar este sábado la candidatura del socialista Juan Carlos Pérez Navas a la alcaldía de Almería, de manera que el PSOE podrá arrebatar el gobierno local al PP y dejar en la oposición al primer edil en funciones, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, si IULV-CA, con dos ediles, se sumaba al acuerdo, como finalmente ha hecho. ¿Por qué esas contradicciones de Ciudadanos? Solo ellos lo saben. EL CASO GRANADA Pero el caso más extravagante sigue siendo el de Granada, donde el líder de Ciudadanos, el ex senador socialista Luis Salvador, ha puesto como condición para darle al alcaldía al PP que su titular deje de ser José Torres Hurtado. El alcalde en funciones, Torres Hurtado, ya ha dicho que no renunciará, aunque este viernes ha prometido que este será su último mandato, en un intento de ablandar a Salvador, que al parecer tiene cuentas personales pendientes con el alcalde por los ataques recibidos durante la campaña electoral. De hecho, una vez conocidos los resultados de la capital, Torres Hurtado le pidió disculpas públicamente. En un comunicado remitido coincidiendo con la reunión que mantenían PP y Ciudadanos en un hotel de la capital, Torres Hurtado ha dicho que "sigue contando" con el líder de Ciudadanos, al que considera la "persona adecuada, tanto personal como políticamente, para participar con lealtad y plenas garantías democráticas en el nuevo periodo de esta etapa municipal de Granada". Y añade: "Creo que, tanto Luis Salvador como su equipo de concejales, cuentan con una gran formación y experiencia personal, que serán muy beneficiosas para el desarrollo de Granada". El comunicado del alcalde roza la humillación, teniendo en cuenta que los muchos elogios que contiene van dirigidos a la misma persona que desea la decapitación del firmante del mismo. Por fin a primera hora de la tarde de este viernes, PP y Ciudadanos acordaban aplazar hasta después de las elecciones generales el debate sobre la continuidad de José Torres Hurtado (PP) en la alcaldía de la capital y abrían así la puerta a un posible acuerdo para la gobernabilidad en el Ayuntamiento. En un comunicado, el Ayuntamiento informaba de que el principio de acuerdo se ha materializado este mediodía durante un almuerzo al que han asistido el alcalde en funciones, José Torres Hurtado, y el líder de Ciudadanos, Luis Salvador, tras la reunión que por la mañana han mantenido representantes de ambas formaciones políticas. EL CASO JAÉN Y también hay confusión en Jaén. La candidata de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Salud Anguita, explicaba ayer que su formación prevé votar contra la investidura como alcalde del candidato del PP y regidor en funciones, José Enrique Fernández de Moya, del que ha dicho que le ha "decepcionado" y que "solo piensa en asegurarse la alcaldía". A juicio de Anguita, la falta de "buena voluntad" entre los 'populares' también se pone de manifiesto en la negativa del alcalde en funciones a rectificar las declaraciones que hizo en una televisión contra el miembro de C's Víctor Santiago. "Le pedimos que rectificara las afirmaciones y fue Miguel Contreras el que hizo la rectificación; no vemos esa buena sintonía", ha dicho Al contrario de lo que le ocurre con PP, Anguita ha explicado que en el PSOE "sí hay buena voluntad" y que los concejales de su formación y los socialistas se han llamado en varias ocasiones en la última semana para "hablar de propuestas para Jaén" porque todos "sabemos lo que hay y que la fórmula no funciona". ¿Quiere Ciudadanos vender más caro su apoyo al PP? ¿Es sincero su acercamiento al PSOE? Sólo ellos lo saben.